CC OO y UGT no están dispuestos a consentir que el presidente regional, Fernando López Miras, entregue a los expulsados de Vox la Consejería de Educación a cambio del apoyo de los tres parlamentarios liderados por Juan José Liarte. Ambos sindicatos amenazan con salir a la calle a diario y volver a llevar a los tribunales el pin parental, que ya fue rechazado por el Tribunal Superior de Justicia el curso pasado. El grupo de los exdiputados del partido de Abascal también pretende incluir en el acuerdo el llamado cheque escolar, una fórmula contemplada como una compensación a los padres que no llevan a sus hijos a los centros públicos.

Los secretarios generales de ambos sindicatos, Santiago Navarro y Antonio Jiménez, tenían prevista una reunión para hoy con López Miras para tratar, entre otras cuestiones, la remodelación anunciada por el jefe del Ejecutivo regional, pero ha sido anulada a última hora por parte del presidente regional alegando "motivos de agenda" y, "en principio", según informan los propios sindicatos, se ha aplazado para el día 5 de abril.

Al encuentro está previsto que asistan también los secretarios generales de la Federación de Enseñanza de CC OO, Nacho Tornel, y de la Federación de Empleados de los Servicios Públicos de UGT, Antonio Martínez Peñaranda.

La reunión se iba a producir en la recta final de las negociaciones entre el jefe del Ejecutivo regional y los tres diputados que votaron en contra de la moción de censura a López Miras a cambio de conseguir un asiento en el Consejo de Gobierno, pero finalmente los sindicatos no se verán implicados en las mismas.

Desde el primer momento su objetivo ha sido la Consejería de Educación, que habría ocupado la diputada Mabel Campuzano, aunque el acuerdo ha chocado frontalmente con los sindicatos de la enseñanza. Esta oposición podría llevar a López Miras a reconsiderar el pacto y a ofrecer al grupo liderado por Liarte otra consejería.

El secretario general de la Federación de Enseñanza de CC OO dejó claro que si el presidente pone la Consejería de Educación en manos de los ultraconservadores y se establece el cheque escolar, «nos tendrán enfrente».

Nacho Tornel considera que la única pretensión del acuerdo es «vaciar las arcas públicas y desviar los fondos que están destinados a la escuela pública a la enseñanza privada, elitista y confesional», a la que cree que solo tienen acceso las familias más pudientes, «con la capacidad económica para pagar las cuotas mensuales» y los demás gastos que cargan estos centros a los padres.

El responsable de Enseñanza de CC OO aseguró que el sindicato está dispuesto a aplicar «cualquier medida contundente, desde negarnos a entregar las notas hasta cerrar los centros» para evitar que Educación pase a manos de los antiguos diputados de Vox.

También volverá a llevar el pin parental a los tribunales, tal y como hizo CC OO el año pasado, cuando el Ejecutivo aceptó lo que Nacho Tornel considera «una censura educativa», para poder contar con el voto de Vox en los Presupuestos de la Comunidad para 2020.

Por su parte, el secretario de la Federación de Empleados de los Servicios Públicos de UGT aseguró que el sindicato está dispuesto a salir a la calle «todos los días, si es necesario. Nuestro planteamiento es claro, no vamos a aceptar el cheque escolar».

Martínez Peñaranda da por hecho que será difícil para López Miras eludir la entrega de Educación a los parlamentarios que siguen formando parte del Grupo Parlamentario de Vox, aunque fueron dados de baja por la formación de Abascal. El dirigente de UGT señaló que «van buscando consejerías con mucho peso», que manejan grandes recursos, como Educación o Sanidad, y dejó claro que el sindicato «no va a aceptar sus chantajes políticos».

Las movilizaciones de la enseñanza contra el acuerdo que ha permitido a López Miras seguir en la Presidencia de la Comunidad se iniciaron inmediatamente después de que se conociera el pacto, con protestas ante el Palacio de San Esteban, sede la Presidencia, y la Asamblea Regional.

El PP espera que haya Presupuestos en el mes de mayo

El portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea Regional, Joaquín Segado, confía en que el acuerdo alcanzado por el presidente del Ejecutivo, Fernando López Miras, con los diputados expulsados de Cs y de Vox permita aprobar los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma en el mes de mayo. Segado prevé que la cuentas de 2021 irán la próxima semana al Consejo de Gobierno, lo que permitiría presentarlas de forma inmediata en el Parlamento autonómico para iniciar la tramitación, que duraría en torno a un mes y medio. El retraso de los presupuestos está bloqueando la aplicación del segundo plan de rescate de la hostelería pactado con la patronal y otras ayudas, además de la subida salarial del 0,9% a los funcionarios.

Liarte está dispuesto a apoyar la Ley del Presidente

Los tres diputados del Grupo Parlamentario de Vox en la Asamblea Regional expulsados por el partido de Abascal también apoyarían la reforma del Estatuto del Presidente necesaria para que Fernando López Miras pueda volver a presentarse a la Presidencia de la Comunidad. Juan José Liarte, portavoz de este grupo que está a punto de cerrar el acuerdo con el jefe del Ejecutivo para entrar al Gobierno, ve «razonable» que se modifique la ley en vigor para sustituir la limitación a «dos mandatos» que establece el texto vigente para los presidentes por el tope de «ocho años». Así, López Miras, que llevará seis años en el cargo al acabar esta legislatura, podrá repetir. Miras ya había pactado esta reforma con Cs, pero su anterior socio de gobierno ha retirado la ley.

Miras ultima el acuerdo con los expulsados de Vox 

El presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras,  dijo ayer en TVE que está ultimando la forma en que se materializa el acuerdo con los tres diputados expulsados de Vox que impidieron, junto con otros tres parlamentarios de Cs también expulsados de la formación naranja, que prosperara la moción de censura presentada por Cs y PSOE. «Será lo antes posible cuando concretemos la forma de garantizar que se cumple ese acuerdo», según declaró el jefe del Ejecutivo regional en una entrevista concedida a La Hora de la 1.

En cuanto a si los diputados expulsados de Vox entrarán al PP, López Miras indicó que es una decisión que ellos «deben tomar», pero aclaró que el PP «abre las puertas a todos aquellos que crean en este proyecto moderado, liberal y de centro-derecha».

El presidente negó haber comprado votos para mantenerse en la Presidencia y dijo que quienes «compraron los sillones» fueron los socialistas, que «intentaron comprar a dos diputados de Cs a cambio de dar la Presidencia para tener el Gobierno de la Región». Añadió que esto no fue aceptado por la «mayoría» de los diputados de la formación naranja, porque «cuatro de los seis» miembros de este grupo parlamentario no votaron a favor de la moción.

Lamentó que se había pactado un «intercambio» que consistía en dar el Ayuntamiento de Murcia «al PSOE» y la Presidencia de la Comunidad a Cs «con tan solo seis diputados y con una presencia testimonial en el Consejo de Gobierno, porque el PSOE tendría el doble de consejeros en el Ejecutivo que la formación naranja». También reconoció que fueron los diputados de Cs quienes le informaron de la moción de censura después de firmarla.