El fracaso de la moción de censura al presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, planteada por PSOE y Cs ha dado la puntilla al plan de relevar de la alcaldía al PP en los municipios donde los partidos liderados por Diego Conesa y Ana Martínez Vidal pactaron también un cambio de gobierno. Ciudadanos sigue sin reconocer públicamente que ese acuerdo existió e incluso no ha comunicado ese acuerdo con los socialistas a los líderes locales del partido en los municipios de Caravaca de la Cruz, Pliego, Ceutí y Fuente Álamo. Estos territorios, en manos del PP gracias a un acuerdo de gobernanza con Ciudadanos en 2019, y que en el caso de Fuente Álamo y Ceutí contó con el apoyo de Vox, entraban dentro del acuerdo entre PSOE y Cs para que los líderes socialistas municipales se hicieran con la alcaldía con una moción de censura. Este plan estaba en parte supeditado al resultado de la moción de censura al presidente Miras y, tras constatar su fracaso ayer porque no salen las cuentas para sacarla adelante, los ediles de Cs ya cierran filas con sus socios de gobierno y no ven la posibilidad de romper con ellos. Suman a este factor, además, las malas relaciones que tienen con los concejales socialistas en estos municipios. Conesa ya señaló a esta redacción la pasada semana que no tira la toalla y se mostró convencido de que «las direcciones del PSOE y de Ciudadanos deben seguir trabajando» para conseguir el vuelco pactado en los municipios que se han incluido en el pacto.

Los grupos municipales del Partido Popular y Ciudadanos en Caravaca expresaron ayer públicamente que tienen un gobierno unido y estable, al tiempo que han rechazado la inestabilidad política que genera paralización e incertidumbre. Los representantes de ambas formaciones, José Francisco García (PP) y José Carlos Gómez (Cs), manifestaron que llevan hacia adelante un equipo con «ganas de seguir trabajando» y de cumplir el compromiso de cuatro años que adquirieron ante los caravaqueños. «Las mismas premisas y los mismos criterios de junio de 2019 siguen vigentes y plenos de sentido en este momento. Nuestra hoja de ruta es para completar 4 años de legislatura de estabilidad», expresaron, «nos preguntamos qué importan las siglas, qué importan los símbolos y los colores en el momento más crítico que vive nuestra sociedad».

En Pliego, Ana Belijar, concejal por Ciudadanos en el Ayuntamiento de Pliego y socia de gobierno del Partido Popular, afirmaba que no hay directrices marcadas para los municipios desde su partido. «Nadie me ha llamado para decirme que tenga que tomar una decisión u otra y la postura de Ciudadanos Pliego es mantener el pacto actual con el Partido Popular en el municipio», resaltaba. «En ningún momento me han transmitido que tuviera que seguir ningún tipo de línea preestablecida desde mi partido y así va a seguir, la responsabilidad de cada municipio corresponde a los responsables del partido a nivel local, y es importante que se valore si una alianza está funcionando en un municipio en concreto, por lo que Pliego, por el momento y mientras funcione, va a seguir gobernando junto al Partido Popular».

En Fuente Álamo, el concejal de Ciudadanos José Antonio Oliver confirma la versión de sus compañeros y señala que nadie del partido se ha puesto en contacto con él. Insiste, como ya lo hizo la semana pasada, que el pacto de gobernabilidad con el PP funciona y que el acuerdo en 2019 era para cuatro años. «Di mi palabra en ese pacto», subraya Oliver, que añade que le gustaría saber «como afectado», qué ha pasado con el acuerdo entre PSOE y Cs para quitar la alcaldía al PP en Fuente Álamo.

María Ángeles Martí, portavoz de Cs en Ceutí y teniente de alcalde, mostró su apoyo al pacto con el PP en el municipio y así se lo trasladó al alcalde Juan Felipe Cano.