'La calle es mi casa' y 'Yo no me quedo en casa' eran los lemas elegidos por el Movimiento Feminista de Murcia para la manifestación que este 8 de marzo por la tarde salió a la calle en la capital de la Región. Apuntaban las convocantes que la idea es "desafiar el 'quédate en casa' de los gobernantes", en referencia a la consigna dada desde las instituciones durante lo peor de la pandemia de coronavirus. A juicio de Movimiento Feminista, se trata de un mensaje "perverso, privilegiado, blanco y de clase media". Cinco y media de la tarde y ya tronaba el cielo sobre la ciudad de Murcia, donde caían las primeras gotas de la anunciada lluvia. «Nos vamos a mojar, te dije que cogieses el gorro», reprendía, con una sonrisa, una joven a otra, ambas vestidas de morado, por Ronda Norte, camino a la avenida de la Libertad. 

45

Manifestación feminista en Murcia Israel Sánchez

Con media hora de diferencia había cuatro manifestaciones convocadas, y las cuatro partían del mismo sitio: plaza Fuensanta, avenida de la Libertad. Por tanto, al final se unieron las cuatro.

No solo se habló de la opresión y la discriminación que sufren las mujeres por el hecho de serlo, sino que en la convocatoria hubo tiempo y espacio para denunciar otra serie de injusticias que muchas de las manifestantes quisieron exponer. De ahí que se vieran banderas de Palestina, del pueblo saharaui, de la República y del colectivo LGTBI+, entre otras.

'Basta de colonialismo, Palestina libertad', 'Murcia Feminista y Combativa' y 'No es feminismo sin mujeres trans', se leía en algunas de las pancartas que portaban las manifestantes. Dos vehículos de la Policía Nacional velaban por el cumplimiento de las medidas sanitarias y para que la manifestación transcurriese con normalidad, sin incidentes.

'Fuera abusadores de las artes', rezaban unas letras rojas sobre un cartón que llevaba una joven que, megáfono en mano, lideraba una batucada, que llegó de Gran Vía a la Plaza Fuensanta, en la que mujeres clamaban "no toques a mi hermana". "Llevan banderas del Partido Comunista", censuraba una viandante, que miraba con recelo la concentración feminista sin pararse. En efecto, algunas personas concentradas exhibían la enseña de la citada formación de izquierdas.

"Ya están aquí las feministas, ya están aquí", continuaban cantando las mujeres, guardando las distancias entre ellas y todas con mascarilla.

"Compañeras, por favor, recordad mantener la distancia de seguridad", apuntaba una mujer, en la cabecera de la manifestación, cuando esta echó a andar, a las seis de la tarde. "Avanzamos, pero mantenemos la distancia", insistía la joven. Tras ella, varios paraguas de color morado, del mismo color que aquel humo que brotó de la fábrica de Nueva York en la que más de cien trabajadoras murieron quemadas vivas cuando las encerró el patrón ese 8 de marzo de 1911 por el cual se celebra ahora este.

8M, La Opinión de la calle: ¿Hay machismo en la actualidad? Eva Moya

"Nos quieren sumisas, nos tienen combativas" y "mujer trabajadora, libre y luchadora", gritaban las manifestantes, que también coreaban que "Murcia será la tumba del fascismo". "Ninguna agresión sin repuesta" y "la noche, la calle, también son nuestras" eran otros de los cánticos. "Sin putas no hay feminismo", se escuchó en un grito, ya yendo la marcha por Gran Vía. 'Feministas diversas, ¡en pie! Contra el patriarcado y su explotación', se leía en la primera pancarta de la marcha, en la que 'obrera despedida, patrón colgado' fue otro de los cánticos a repetir.

Espaldarazo a las mujeres trans

"Las mujeres trans son mujeres, son nuestras hermanas y no merecen el odio que reciben por parte de algunas", explicaba una joven con una mascarilla morada a un chico que asentía con la cabeza. El borrador de la Ley Trans que defiende la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha generado una intensa polémica, aunque las manifestantes que salieron a la calle en Murcia dejaron claro que «no es feminismo sin mujeres trans», como se leía en las pancartas que habían preparado, en letras negras sobre la bandera de dos franjas azules, dos rosas y una blanca que representa a este colectivo, la ‘T’ del LGTBI+. 

'¿Dónde están las trans en el mundo laboral?', se preguntaban las participantes en la manifestación, en la que la segunda de las pancartas clamaba 'por la emancipación de la mujer trabajadora' y venía firmada por 'antiimperialistas y anticapitalistas siempre". Volvieron a sonar, además, consignas de toda la vida, como la de "nosotras parimos, nosotras decidimos", muy popular en manifestaciones a favor del aborto.

No todo el feminismo salía a la calle. La otra gran facción del movimiento, la Asamblea Feminista, optaba por quedarse en casa e invitaba a las murcianas a "manifestarse desde el balcón", con el fin de evitar aglomeraciones en tiempos de coronavirus.

También en Cartagena

"Somos las mujeres las que cuidamos, las que limpiamos, las que asumimos la mayoría de las tareas de cuidados esenciales en nuestras familias y en la sociedad". Así arrancaba el manifiesto que el colectivo feminista Paro Internacional de Mujeres de Cartagena leía en la tarde de este lunes frente a las decenas de mujeres concentradas en la plaza del Ayuntamiento.

Acción de las feministas en Cartagena, este lunes, Iván Urquízar

Las circunstancias sanitarias impidieron movilizaciones masivas como la que tenía lugar hace un año. Aún así, fueron muchas las que apoyaron el movimiento feminista desde ventanas y balcones. Sin embargo, la intensa lluvia que caía sobre la ciudad deslució la convocatoria.