La consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI,Familias y Politica Social ha fallado los premios del 8M, para entidades y mujeres que contribuyen y luchan con su trabajo por conseguir la igualdad real entre mujeres y hombres.  

El jurado, presidido por la Vicepresidenta y consejera,Isabel Franco, decidió otorgar el premio a la ‘Mujer Murciana’ que haya destacado de forma eminente en cualquier ámbito de la vida social, cultural, política y económica a Beatriz Miguel Hernández, actual rectora de la Universidad Politécnica de Cartagena. 

Ramona López Gómez: «Los paradigmas sociales se cambian desde lo colectivo»

El compromiso de Ramona López con los valores feministas y la justicia social le ha valido el reconocimiento en los Premios 8M

Ramona López

Ramona López Gómez, fundadora de la empresa Impex Lemontree, recibe el premio a la ‘Mujer Murciana que haya destacado por su trabajo o actividad en el ámbito de la Región de Murcia por su lucha a favor de la igualdad entre hombres y mujeres’.

¿Qué supone a título personal este galardón? 

Un reconocimiento tan feliz como inesperado. El hecho de que haya sido Colombine, la Plataforma de Mujeres Periodistas Feministas de la Región de Murcia, quien haya propuesto mi candidatura, me llena de emoción y me impulsa a seguir hacia adelante. Estoy en uno de los momentos más felices de mi vida.

Fue pionera de la lucha feminista en el sector industrial ¿Cómo ha evolucionado este sector al respecto?

Realmente no me considero en absoluto una pionera en ese sentido. Mi aportación al activismo feminista viene de muy atrás, comenzó siendo yo una adolescente, aunque ha sido ya como adulta como más he podido aportar a esa labor; pero ese trabajo se realiza de forma colectiva, es desde lo colectivo desde donde se cambian los paradigmas sociales. 

¿Qué medidas lleva a cabo Impex Lemontree para mantener el compromiso con la justicia social y el feminismo?

Ofrecemos un puesto que cumple en materia de igualdad, creemos que es de justicia para quien parte con desventaja. Cuidamos de las empleadas y tenemos en cuenta las circunstancias personales de cada una. Apostamos por la formación continua, fomentamos el trabajo en equipo, promocionamos el desarrollo personal y profesional de cada empleada a través de la delegación de tareas y la autorregulación de su trabajo diario, contamos con un horario que permite la conciliación y ofrecemos un salario justo y un lugar de trabajo agradable.

¿Alguna vez se ha encontrado con alguna traba externa por contar con una plantilla formada al completo por mujeres? 

Nunca. Más bien al contrario, se me ha felicitado ocasionalmente por ello, tanto por parte de mujeres como de hombres. Un empresario me dijo una vez: «Las mujeres sois tan listas como los hombres, lo que pasa es que hasta ahora no os habíais dado cuenta». Esa frase tan sencilla cuenta lo que siempre ha reclamado el feminismo: a las mujeres, colocadas por parte del patriarcado en un segundo plano, nos ha faltado autoestima y nos han faltado referentes. Pero también parece indicar que algo está cambiando y ese cambio se debe al trabajo del feminismo a lo largo de estos años. 



La Huertecica | «La inclusión social pasa por la transformación de la sociedad»

La Huertecia proporciona las herramientas para favorecer el empoderamiento de la mujer y afrontar la exclusión social

La Huertecica

La Asociación Colectivo la Huertecica recibe el premio 8M al colectivo o persona física o jurídica que haya destacado por su trabajo o actividad en el ámbito de la Región de Murcia por su lucha a favor de la igualdad de hombres y mujeres.

¿Cómo recibe la asociación este reconocimiento?

Este galardón supone un respaldo al trabajo que realizamos y también, hacer visible la necesidad que, desde hace mucho tiempo, vemos de tener una atención específica con las mujeres más vulnerables. En nuestros primeros encuentros con ellas, escuchamos desesperanza. Este galardón nos da fuerza para seguir apostando por invertir esfuerzos en cambiar estas situaciones. 

¿Cómo trabaja la Huertecica para prevenir la exclusión social?

Por un lado, escuchando a la persona y a su entorno más cercano. A partir de ahí realizamos un abordaje global en los ámbitos educativo, psicológico, social, sanitario y formativo. También tratamos de incidir en el entorno social, sensibilizar, buscar oportunidades de trabajo, relaciones, ocio saludable. Para lograr una verdadera inclusión social, la sociedad también necesita transformarse.

¿Por qué las mujeres con problemas de adicción o en riesgo de exclusión social se encuentran más expuestas a situaciones de violencia de género?

Fundamentalmente, porque se encuentran con menos apoyos, más aislamiento, muchas veces una sensación de no tener derecho, más expuestas al abuso, con menos capacidad de cuidarse. Establecer mecanismos de escucha y apoyo es fundamental para que recuperen la motivación y sean protagonistas de su propia vida.

¿Qué ayuda se le puede brindar a este colectivo?

Nuestra propuesta pasa fundamentalmente por conectar, escuchar, acompañar y tener las herramientas necesarias para encontrar posibilidades reales de empoderamiento personal y afrontar las situaciones de exclusión social. Apostamos por crear un tejido social, una red de personas que incidan socialmente para ir ampliando la visión: que esta realidad nos implica y no solo es de algo de servicios sociales, también es de vivienda, trabajo, formación, salud.



María Dolores Chirlaque López: «La desigualdad está presente en todos los ámbitos sociales»

Reconocimiento a una vida dedicada a la asistencia a la salud pública y a la incansable lucha por la igualdad de género

María Dolores Chirlaque López

La jefa del Servicio de Epidemiologia de la Consejería de Salud, María Dolores Chirlaque López, recibe el premio a la ‘mujer Murciana que haya destacado en cualquier ámbito de la vida social, cultural, política o económica en el ámbito local.

¿Qué supone para usted recibir este reconocimiento?

Representa el reconocimiento al trabajo intenso de muchos años como mujer, con las dificultades añadidas que conlleva. Es el premio a una vida dedicada a la profesión médica de asistencia a la salud pública y a la lucha por la igualdad de género.

¿Cómo se refleja la desigualdad de género en el ámbito sanitario?

Lo he observado en la toma de decisiones, en el liderazgo, en la consideración de las recomendaciones y las opiniones vertidas, en no llegar a los puestos de decisión, por el techo de cristal y todo lo que lleva asociado. Se cuestionan en mayor grado nuestras capacidades y se nos hace sentir que no estamos altamente cualificadas.

¿Qué labores se llevan a cabo para intentar empoderar a las mujeres profesionales de la sanidad?

Trabajar en aras de la equidad, el lenguaje inclusivo, la discriminación positiva, poner en valor el trabajo de las mujeres, rechazar conductas que implican su descalificación, el reconocimiento por su trabajo, el estímulo constante para seguir avanzando, designarlas y proponerlas para puestos de responsabilidad, y fomentar y facilitar que ellas mismas se propongan.

¿Cuál ha sido el papel principal de la mujer en la lucha contra la covid-19?

Ha contribuido en la lucha contra en la enfermedad en la población, en los diferentes colectivos, en las residencias, en las empresas, en el ámbito educativo y familiar, el ocio o el transporte, aportando todo su conocimiento y realizando las tareas con un elevado grado de compromiso e implicación.

¿Cómo debe trabajar el sector sanitario para luchar por la igualdad entre hombres y mujeres?

No sólo en este sector, porque la desigualdad entre mujeres y hombres traspasa los diferentes ámbitos de la sociedad. Se debe empezar desde el nivel educativo, en el seno de las familias, de la infancia, de los grupos de iguales, y posteriormente extenderlo a lo largo de la vida. El camino que tiene que recorrer la mujer es más largo para llegar al mismo destino.



Beatriz Miguel Hernández | Pionera en educación y figura del feminismo

Beatriz Miguel Hernández, rectora de la UPCT, contribuye al aumento de la visibilidad de la mujer en el ámbito educativo

Beatriz Miguel Hernández

Treinta años de carrera académica dan para mucho, y si no que se lo digan a Beatriz Miguel Hernández. Un doctorado en Química Cuántica y Computacional, trabajos en líneas de investigación como los cálculos en estructuras electrónicas o el estudio de la dinámica molecular aplicada a la disociación vibracional de pequeños agregados de van der Waals. Tan solo se trata de una pequeña muestra antes de establecer su primer contacto con la Universidad Politécnica de Cartagena, institución que tanto le ha aportado y en la que dos décadas después ha hecho historia al convertirse en la primera mujer en ponerse en frente del rectorado.

Fue en el año 2000 cuando la UPCT la contrató como Titular de Escuela Universitaria, y desde entonces no ha cesado en su labor investigadora, razón por la que merecidamente recibió en octubre del año pasado el premio eWoman a la Trayectoria Profesional.

Los reconocimientos no quedan ahí, y ahora ha sido premiada con el galardón a la ‘Mujer Murciana que haya destacado de forma eminente en cualquier ámbito de la vida social, cultural, política y económica’, enmarcado en los Premios 8M otorgados por la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social de la Región de Murcia.

Estos galardones, dirigidos a aquellas mujeres que contribuyen y luchan con su trabajo a la consecución de una igualdad real entre mujeres y hombres, han sabido apreciar en Beatriz Miguel mucho más que una extensa y llena de éxitos trayectoria profesional. Ha sido su relevancia en el movimiento feminista, representada en su nombramiento como rectora de la UPCT, llegando a ser la primer mujer en ocupar el máximo cargo en una politécnica a nivel nacional, lo que le hace merecedora de este reconocimiento.

«La visibilidad de la mujer está alcanzando el papel que le corresponde, y yo espero poder contribuir a ello». Esas fueron sus primeras palabras tras conocerse su elección como rectora, un cargo para el que ya ha dado pruebasmás que suficientes de estar preparada y desde el cual trabaja incansablemente día a día por aquello que ella misma ejemplifica: la igualdad entre mujeres y hombres.