La Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (CROEM) ha advertido que el contexto económico es de una «incertidumbre» extrema y queda en buena parte sujeto a la evolución de la situación epidemiológica. Aun así, señala que las expectativas actuales apuntan a una recuperación gradual de la actividad, que podría acelerarse sobre todo en el segundo semestre.

No obstante, para conseguir que la recuperación llegue cuanto antes, la patronal estima necesario algo en ni en la Región ni a nivel nacional «es muy común: unidad de acción». A su juicio, esta unidad debe comenzar por «olvidar las disputas políticas a las que nuestros representantes nos acostumbran» y entender que en estos momentos «es imprescindible trabajar juntos, olvidando de una vez los intereses de partido e incluso los individuales».

«Quien no lo interprete así deberá cuestionarse si está capacitado para representar a los ciudadanos», según aparece recogido en el boletín de coyuntura económica publicado por CROEM y relativo al cuarto trimestre de 2020.

Deterioro de la economía

La patronal lamenta que la economía regional ha cerrado 2020 con un intenso deterioro económico ocasionado por la irrupción de la Covid-19 y las limitaciones de actividad y movilidad aprobadas para limitar la expansión de la pandemia.

Así pues, advierte que, desde marzo, «nada recuerda al pasado anterior, registrándose las mayores caídas de los niveles de producción en lo que va de siglo». De hecho, destaca que España pasa por ser uno de los países desarrollados más afectados.

«Dentro de un largo pesimismo que parece no tener fin, algunos detalles permiten mantener la esperanza en la Región de Murcia, a pesar de los más de 1.500 fallecidos que la pandemia ha ocasionado», según la Confederación.

El primero de estos detalles, afirma CROEM, es que la Región «muy posiblemente se sitúe entre las autonomías menos castigadas en términos de actividad económica, como adelantan las estimaciones disponibles de los distintos servicios de estudios».

En segundo lugar, tras alcanzar un mínimo durante el Estado de Alarma (con caídas de dos dígitos), la actividad se va recuperando de manera lenta pero paulatina a pesar de las distintas medidas de contención a las que han obligado las sucesivas olas.

En todo caso, puntualiza que la situación no es homogénea en los distintos sectores. Así, mientras Agricultura e Industria podrían estar ya cerca de retornar a los niveles precrisis, Construcción y sobre todo algunas ramas de Servicios han sufrido un daño difícilmente reparable. Entre ellas estaría el turismo, el transporte y los comercios.

Por tanto, para CROEM «resulta difícil discernir cuándo se retornará a una normalización de la actividad», más aún cuando en el comienzo de 2021 «un nuevo pico de contagios recordaba que la erradicación de la enfermedad queda todavía muy lejos».

Las ventas exteriores de la Región de Murcia descendieron de la barrera de los 10.000 millones de euros en 2020, situándose en niveles del 2016, disminuyendo con respecto al año precedente en un 6% (frente a la bajada nacional del 10%), debido principalmente a la caída de productos energéticos de los cuales Murcia es intermediario transformador más que productor.

La variabilidad de las medidas para combatir la pandemia ha afectado directamente a la evolución del mercado laboral, que pese a los altibajos se va recuperando en cierta medida, como denotan las principales fuentes estadísticas disponibles.

Te puede interesar:

Plan de rescate nacional

Por otra parte, CROEM sigue reclamando un gran plan de rescate nacional por parte del Gobierno que atienda a los sectores más afectados (servicios, con el turismo y el comercio a la cabeza). «Parece que se empieza a ver un atisbo de esperanza y se está cerca de conseguirlo; y es obligatorio que sea lo suficientemente amplio y profundo en su cuantía y que llegue directamente a las empresas», concluye.