El Gobierno regional ve con buenos ojos limitar la movilidad en las vacaciones de Semana Santa y coordinarse con el resto de autonomías para tratar de frenar una nueva ola de la pandemia del coronavirus. El presidente regional, Fernando López Miras, aceptó ayer sumarse al ‘pacto del Mediterráneo’ propuesto por el máximo mandatario en la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, para tratar de ‘blindar’ las comunidades autónomas y que no se permita el levantamiento del cierre perimetral.

Puig se puso en contacto en el día de ayer con todos los presidentes de las comunidades limítrofes de la Comunidad Valenciana (Baleares, Aragón, Castilla la Mancha y Cataluña, junto a la Región) para «acordar una posición conjunta de limitar la movilidad durante las vacaciones de Semana Santa y Pascua», según informaron. 

Respecto a Andalucía, la otra comunidad que limita con la Región, previsiblemente mantendrá cerradas sus provincias antes de la Semana Santa para evitar la cuarta ola del coronavirus tras la reunión que mantuvieron ayer el comité de expertos de esta autonomía.

Puig llama a los presidentes de las comunidades limítrofes para blindar las comunidades en Semana Santa E. P.

El consejero de Salud, Juan José Pedreño, participó ayer por la tarde en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en la que reclamó una respuesta conjunta del Gobierno de España ante la proximidad de las fiestas de Semana Santa, ya que «sería un error afrontar estas fiestas de 17 formas diferentes con las consecuencias que puede acarrear, como sucedió en las pasadas Navidades».

Por ello, la Región volvió a exigir que se aborde el plan de consenso anunciado con las comunidades autónomas para estas fechas, al tiempo que Pedreño mostró una absoluta predisposición a colaborar en una respuesta común en todo el territorio nacional. La pasada semana el propio Pedreño manifestó no ser partidario de abrir la Región de cara a estas fiestas que se celebran a finales de mes, algo que también respaldó el propio Fernando Simón.

Por otra parte, el máximo responsable de Salud en la Región anunció que hoy se reúne la comisión de Salud Pública para trabajar en las medidas conjuntas a adoptar y que se analizarán en el Consejo Interterritorial de la próxima semana.

Pedreño defendió que la situación epidemiológica en la Región sigue mejorando, con un descenso medio en la tasa de incidencia de un 30 por ciento en relación a la semana anterior, lo que consolida la tendencia descendente.

Asimismo indicó que se aprecia una mejoría general de los hospitales y de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCi), que van recobrando la normalidad, con el aumento gradual de la actividad quirúrgica y consultas externas presenciales, si bien el nivel de ocupación de las camas de cuidados intensivos sigue siendo importante. 

Gobierno y autonomías se dan una semana para decidir las restricciones

No se tomará una decisión hasta la próxima semana. El Gobierno central y las comunidades autónomas no llegaron a alcanzar ayer un acuerdo sobre las medidas restrictivas durante la Semana Santa y emplazaron a la Comisión de Salud Pública a realizar hoy una propuesta de acciones coordinadas que se presentará en el próximo Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Varios gobiernos autonómicos, entre los que se encuentra el murciano, instaron al Ministerio que dirige Carolina Darias a consensuar restricciones para las fechas de Semana Santa, pero finalmente hoy la Comisión de Salud Pública verá y discutirá la propuesta que se presentará en el próximo Consejo Interterritorial.

Gran parte de los ejecutivos autonómicos que participaron en la reunión apostaron por el cierre de sus territorios durante estas fechas de Semana Santa.

En este contexto, Darias proclamó que el objetivo del Gobierno es el de «salvar vidas y no salvar semanas», al que, según dijo, es compartido por todo el conjunto del Consejo Interterritorial. Así, espera que finalmente la próxima semana se pueda alcanzar un acuerdo consensuado en torno a la propuesta de la Comisión de Salud Pública.

Aunque la propia ministra de Sanidad repitió en varias ocasiones que finalmente se decidirá la semana que viene y todavía no se saben estas actuaciones, sí quiso avisar a las comunidades autónomas que el documento que finalmente salga de esta reunión «será de obligado cumplimiento».

La polémica se sembró cuando ayer por la mañana la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, fue preguntada por el cierre perimetral de la región ante la Semana Santa y aseguró que ella no es partidaria a priori de cerrar Madrid.