Médicos, enfermeros y demás trabajadores de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Santa Lucía de Cartagena temen que la celebración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, eche a perder los esfuerzos del personal, agotado tras sofocar la tercera ola de la pandemia en la Región de Murcia. Más allá de la defensa por la igualdad entre ambos sexos, los sanitarios aseguran que «no es momento para reivindicaciones» y piden «responsabilidad» a la ciudadanía. Con la intención de concienciar a aquellos que tengan pensado salir a las calles el próximo lunes, los trabajadores de Cuidados Intensivos han lanzado la iniciativa: ‘Ponte en nuestros zapatos’, con la que esperan hacerles «entrar en razón» para evitar una nueva ola de la pandemia.

«No sabemos cuánto tiempo podremos aguantar», indica la enfermera de Cuidados Intensivos Flori Vera, «al principio era cansancio, pero ahora estamos agotados», añade. Por este motivo se ha decidido a impulsar junto a sus compañeros esta campaña de concienciación una semana antes del Día de la Mujer. «No estamos de acuerdo con que se celebren actos multitudinarios cuando aún no hemos salido de la pandemia, ni sabemos lo que nos queda; son muchos los compañeros con ansiedad y problemas para conciliar el sueño después de tantos meses se trabajo sin descanso», asegura la enfermera. Aunque la iniciativa nace en la UCI, Vera asegura que esta posición es compartida por todos los trabajadores del Santa Lucía. «Si nosotros caemos, ¿quién vendrá a ponerse en nuestros zapatos y seguir atendiendo a los pacientes?», concluye.

Desde la Delegación del Gobierno en la Región apuntan que tres colectivos diferentes han solicitado permisos para celebrar marchas reivindicativas y concentraciones en Murcia capital. Aún así, no será hasta la jornada de hoy, tras el Consejo de Ministros, cuando se pronuncien acerca de este tema y den respuesta a las solicitudes, indican.