Admite José Alfonso Nicolás que «el futuro viene un poco incierto» y cree que «las medidas de protección han venido un poco para quedarse», al menos en los centros de mayores. Observa, en este sentido, que, al llevar mascarillas, en 2020 «no ha habido tantos resfriados, gripe o infecciones». «Igual con esas medidas nos va a cambiar el modelo de las residencias y de la propia sociedad», augura el joven sanitario.

Con optimismo y sus residentes y trabajadores ya vacunados, apuesta José Alfonso Nicolás por «disfrutar un poco del final del coronavirus», ya que, en El Amparo, «al haberlo pasado la mayoría, pueden recibir la visita» de parientes y allegados. En este sentido, el enfermo quiere «agradecer la confianza que han puesto los familiares por dejar a sus seres queridos en nuestras manos», un centro concertado de Santo Ángel en el que a veces hubo «bajones», pero donde «somos una familia».