«Estamos en un punto crítico en el que hay que ver si la evolución de la pandemia va a menos, porque de no ser así quizás haya que tomar medidas más drásticas». La reflexión, la de un director de un instituto de Murcia, reúne el parecer de los colegios e institutos de la comunidad ante la evolución de casos de contagio o personas en cuarentena que ya ha comenzado a mermar la asistencia a algunas clases, sobre todo en los cursos donde estudian los más mayores. A finales de la pasada semana y principios de esta, en el IES José Ibáñez de Lorca la incidencia del coronavirus, sobre todo entre los estudiantes, fue tan fuerte que casi escapa al control del equipo directivo, reconoce Antonio Ortega, responsable del centro, aunque en los últimos días la evolución ha ido a menos: «Como siga así no podremos controlarlo. A lo mejor estaría bien estar 15 días con clases online para poder oganizarnos mejor».

En las últimas dos semanas los colegios e institutos de la Región han registrado aulas semivacías debido a los contagios registrados entre los estudiantes y las cuarentenas que deben realizar por ser contacto estrecho de algún positivo. Las clases han llegado a registrar desde un 30 y hasta 50% de falta de alumnos por estos motivos, según testimonios recogidos de varios centros regionales y también de sindicatos.

Los datos de ayer de profesores y alumnos afectados por el coronavirus facilitados por la Consejería de Educación dejaban un total de 311 docentes aislados y 3.483 alumnos en la misma situación, unas cifras que se han cuadruplicado en solo una semana. «Por sus hábitos de socialización fuera del instituto y por la relación familiar en las casas, los contagios están afectando a los alumnos de los cursos finales de Secundaria y Bachillerato», señala el director del IES Ramón Arcas Meca, Juan Antonio López. En su instituto han preprado un sistema de comunicación interno con los profesores para remarcar en los listados de alumnos por clase quién debería estar en el aula y quién por sospecha de covid no debería. «Gracias a esto hemos mandado, en casos muy puntuales, a alumnos de vuelta a casa porque no deberían estar en clase».

A clase sin saber la PCR

En los últimos días varios centros educativos han mandado circulares a los padres alertando de que están asistiendo a clases alumnos que están a la espera de conocer el resultado de una prueba PCR o test de antígenos, o también aquellos de los que se sospecha que son contactos estrechos y no guardan la cuarentena. Directores consultados confirman también que han tenido casos de estudiantes que asisten también a las aulas sabiendo que tienen familiares que presentan síntomas. Esta situación fue denunciada el pasado jueves por el alcalde de Lorca, Diego José Mateos, que criticó la «sensación de falsa seguridad» de alumnos que se han realizado la prueba de antígenos y que no esperan el resultado para salir o volver a clase o los días recomendados de cuarentena en caso de contactos estrechos de positivos.

Otros casos que los equipos directivos están detectando es una mayor petición de solicitudes de algunos padres para que sus hijos realicen clases online con temor a que se contagien en clase, pero los centros no pueden autorizar dicho tipo de enseñanza dado que se encuentran en modalidad semipresencial, un factor que también influye en el porcentaje de alumnos que asisten a clase. Los directores apostillan que no hay temor generalizado a contagiarse en el aula y Educación remarca que «no se dan casos de alumnos que vayan a clase sin deber hacerlo puesto que Salud remite todos los casos a Educación y los directores están informados de cuándo deben volver sus alumnos de las cuarentenas».