31 de diciembre de 2020
31.12.2020
La Opinión de Murcia
Especial
Crónica de un año

La formación, palanca de cambio para una economía que concilia objetivos económicos y sociales

El contexto socioeconómico originado por la covid-19 dibuja un escenario en el que la formación y la educación se erigen como pilares básicos de las inversiones

31.12.2020 | 10:57
La formación, palanca de cambio para una economía que concilia objetivos económicos y sociales

Asegurar una adaptación plena de la fuerza laboral de las personas y las empresas cooperativas y de la Economía Social al nuevo escenario socioeconómico que la pandemia ha acelerado, en coherencia con las líneas maestras que España y Europa se han marcado en el proceso de recuperación, es el reto que apoya la Unión de cooperativas de trabajo asociado de la Región de Murcia, Ucomur, y también Ucoerm, la Unión de cooperativas de enseñanza que pone el foco en la inversión en formación.

En los próximos cinco años, ciento veinte millones de europeos tendrán que mejorar sus capacidades o reciclarse profesionalmente, lo que conlleva la aparición de nuevos perfiles profesionales y la necesidad de adaptar los ya existentes. Se espera que la transición a una economía hipocarbónica genere más de un millón de puestos de trabajo de aquí a 2030. Además, en Europa ya hay un millón de puestos vacantes para expertos en tecnología digital. Otro dato: el 70% de las empresas afirma estar retrasando las inversiones al no poder encontrar personas con las capacidades adecuadas.

Uno de los retos del ambicioso Plan de Impulso de la Formación Profesional del Trabajo Autónomo y la Economía Social, que la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, presentó el pasado 18 de noviembre, es anticiparse a las necesidades formativas de las personas trabajadoras de la Economía Social y establecer las bases de una transformación global, protagonizada por la modernización, la digitalización, e impulsada a su vez por los avances en la inteligencia artificial y la robótica.

El Plan, que está dotado de 3,4 millones de euros, consolida y articula la incorporación de las entidades representativas de la Economía Social al sistema de Formación Profesional para el empleo, un modelo empresarial que en España cuenta con más de 43.000 empresas, más de 2,3 millones de empleos, más de 20 millones de personas asociadas y el 10% del PIB.

Reescribir el futuro

Por otro lado, el Plan Europeo de Recuperación Next Generation EU, con su Instrumento de Recuperación y Resiliencia, que juega un papel central, sumado al presupuesto europeo y a políticas faro de la Unión como el Pacto Verde, la Transición Digital, el Pilar Social y el Plan de Acción Europeo de Economía Social, representan una oportunidad histórica, no solo para hacer frente a la crisis actual, sino también para reformar las bases de nuestra economía, abordando las transiciones verde y digital, y garantizando una prosperidad duradera, sostenible y para todas las personas.

En este contexto, Ucomur, y Ucoerm en la Región de Murcia, son dos actores imprescindible de este Plan, de gran importancia estratégica para el tejido empresarial de la Economía Social y cooperativo; un modelo competitivo, pero a la vez responsable, sostenible, solidario, igualitario, donde priman las personas y el empleo estable y de calidad. Y que, además, está presente en todos los sectores económicos y empresas de diferentes tamaños, desde grandes grupos empresariales a pymes y pequeños emprendimientos.

Es de urgente necesidad, por lo tanto, facilitar a las personas trabajadoras y a las empresas todos los instrumentos al alcance para acceder a las competencias de los nuevos sectores emergentes, a la transformación digital, a los empleos del futuro y ayudarlas a que generen proyectos competitivos, con gran impacto social y que además permita formar a los docentes para que a su vez trasladen a todo el alumnado esta perspectiva de futuro. El cooperativismo y por extensión toda la Economía Social es un actor dinámico, con una capacidad innovadora para ofrecer soluciones reales a retos colectivos prioritarios: la transición verde, la digitalización, la creación de empleo de alta calidad, la inclusión y la cohesión social, el desarrollo local y rural, la promoción de una ciudadanía activa y la igualdad entre mujeres y hombres.

El Pacto por la Reactivación Económica de la Región de Murcia, firmado hace unos meses, así como el próximo Pacto por la Economía Social, que está terminándose de elaborar, tienen que visibilizar y poner a estas empresas en el centro del futuro de la Región de Murcia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook