27 de diciembre de 2020
27.12.2020
La Opinión de Murcia
Importantes 2020

Comercio local: El parón como un impulso para crecer

Vender en Portugal y a la vez mimar al vecino de toda la vida

25.12.2020 | 16:45
Comercio local: El parón como un impulso para crecer

Como tantos empresarios de la Región de Murcia y de España, en lo peor del confinamiento «a mi compañera tuve que mandarla al ERTE», explica Belén Martínez Fortún. Se refiere a Isabel Pérez, su empleada en Algo Q Regalar, tienda de accesorios de moda en La Palma (Cartagena). El establecimiento permaneció «dos meses cerrado, hasta que en mayo tuvimos la posibilidad de abrir», aunque Isabel se mantuvo en ERTE hasta septiembre. «Todo ese tiempo estuve yo sola, haciendo el turno de ella, el turno mío€ sacando horas de donde no hay», relata la dueña de la tienda.

Mientras el mundo se paraba, Belén y su negocio se reinventaban. Así, «en el confinamiento lanzamos la página web, algo que llevábamos mucho tiempo intentando, porque lleva muchísimo trabajo. Pero, en el confinamiento, lo que teníamos era tiempo», destaca la emprendedora, que opta por ver «lo positivo dentro de lo negativo de esto». Asegura que «no me he enterado del confinamiento, he estado echando jornadas de lunes a domingo» para impulsar su portal, ya que «tienes que editar fotos, tienes que hacer muchas cosas que vas aprendiendo sobre la marcha€ necesito otro confinamiento para ponerme otra vez».

Una vez en marcha la versión digital de la tienda de La Palma, «pensaba que iba a ser un poco escaparate para gente de por aquí, de Cartagena, Murcia€ pero ha habido ventas para la zona de Andalucía, Extremadura, Navarra o Portugal», enumera la mujer. «Que compre alguien de Portugal, pues dices ´qué estupendo'. De Portugal no va a venir a La Palma en la vida», comenta al respecto, al tiempo que precisa que «de Murcia y de Cartagena, curiosamente hay menos clientes que del resto de provincias». Bromea con que su iniciativa «tampoco es Amazon» y apunta que «para ser una experiencia con la cual llevamos poco tiempo, se nos está viendo» en la Red de Redes. «Es positivo que nos hayamos tenido que reinventar de esta forma», hace hincapié.

Del sector del comercio local en general, y el daño que ha hecho la pandemia, remarca la empresaria que «estar dos meses cerrados es muy duro». «Aquí, en mi zona, como es un pueblo de interior, no pasa nadie. Ha sido bastante duro el mantener la tienda», manifiesta.

Martínez Fortún indica que a muchos de sus colegas les ha ido peor, pues «ha habido mucha gente que ha cerrado». «Es que es normal, puede aguantar el que puede, levantar la persiana todo el día cuesta mucho dinero», remarca la autónoma, que deja claro que «solo con los gastos, ya te supone bastante. Si encima no vendes€»

Echa en falta más manos tendidas por parte de las administraciones, aunque «no me puedo quejar, a mi compañera le han pagado el ERTE todos los meses, hemos tenido suerte», dice, en referencia a las personas que ni han llegado a cobrar. «Sí que pediría que se quitara el recargo de equivalencia, es un punto que tenemos los autónomos y las grandes superficies no lo tienen», espeta.

«El pequeño comercio siempre está en desventaja. Nunca puedes competir con una gran superficie, el precio en el que lo venden en la gran superficie es lo que te cuesta a ti. En estas fechas, necesitamos que se ayude un poco al pequeño comercio y que los domingos, por ejemplo, no estén abiertas las grandes superficies», solicita Belén Martínez Fortún.

Como baza, juega con «la ventaja que te conoces», en alusión a que sabe quiénes son los vecinos e incluso sus gustos. «¿Qué le puedes llevar? ¡Yo me caliento la cabeza para regalarle a la persona! Ese tipo de atención se debe mimar. Cuando te dan un regalo que está bien presentado, que te entra por los ojos.... es muy importante, e intentamos cuidar eso», especifica.

En cuanto a cómo ve el futuro del sector del comercio local, augura que está «bastante complicado». Es consciente la empresaria de que «muchos cerrarán, porque la compra online está pegando muy fuerte». «Ahora mismo, es lo que más. A no ser que tú tengas mucho interés en ir a un sitio concreto, te metes en tu ordenador, compras algo y al día siguiente lo tienes en tu casa», afirma, por lo que elucubra que «vamos a pasar, los que aguantemos, un momento durillo». «Si no hubiera hecho la web, me quedo fuera», sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook