16 de diciembre de 2020
16.12.2020
La Opinión de Murcia
Crisis del coronavirus

Torre Pacheco y Los Alcázares se sienten castigados por Salud

Los alcaldes de ambos municipios reprochan a la Consejería que en lugar de atajar los contagios entre los jornaleros impide abrir el interior de los bares y mantiene el cierre perimetral

15.12.2020 | 22:01
Torre Pacheco y Los Alcázares se sienten castigados por Salud

Los alcaldes de Torre Pacheco y Los Alcázares, Antonio León y Mario Pérez Cervera, respectivamente, reclaman a la Consejería de Salud medidas para atajar el contagio del coronavirus entre los jornaleros del campo en lugar de impedir la reapertura del interior de los bares y de mantener el cierre perimetral de ambos municipios. Los regidores y el máximo responsable de la patronal de hostelería de la Región, Jesús Jiménez, alertaron a la Comunidad de las graves consecuencias que pueden tener estas restricciones en unas poblaciones que todavía no se han recuperado de los daños causados por la DANA.

Los Alcázares y Torre Pacheco son los municipios que alcanzan los mayores índices de incidencia del coronavirus en este momento, junto con Abanilla, lo que lleva a la Consejería de Salud a mantener las restricciones que impiden abrir el interior de los bares y restaurantes y a impedir los movimientos de la población.

En el resto de la Región el cierre perimetral se levantó después del puente y se permite abrir el interior de los establecimientos con limitaciones de aforo en función de las tasas de incidencia que alcanza cada población.

León y Pérez Cervera ofrecieron una rueda de prensa este martes en la sede de la Croem junto al presidente de la patronal regional de hostelería para aclarar que los contagios no se están produciendo en los bares y restaurantes de sus municipios, sino entre los trabajadores de las empresas agrarias, que viajan diariamente a fincas situadas en otras poblaciones e incluso en las provincias de Albacete y Almería.

Sostienen que la propagación de la covid se produce durante los largos desplazamientos, que pueden durar hasta dos horas, y en los centros de trabajo en los que los jornaleros entran en contacto con compañeros de otras localidades.

Añadieron que la expansión del virus se ve favorecida por «el hacinamiento» de las viviendas que comparten la mayoría de los jornaleros y por la imposibilidad de que los contagiados puedan aislarse debidamente para no transmitir la enfermedad a sus familiares y al resto de la personas con las que comparten casa.

El regidor de Torre Pacheco propone utilizar la residencia del antiguo centro de capacitación agraria del municipio para alojar a los temporeros enfermos que no pueden mantener el aislamiento necesario porque comparten casa con muchas personas. «La administración regional debe ayudarles a cumplir las medidas sanitarias sin que afecte a su estabilidad laboral», indicó el alcalde pachequero.

León explicó que se trata de un albergue con algo más de una treintena de plazas que dispone de «habitaciones individuales con baño independiente».

Recordó igualmente que también ha ofrecido desde el inicio de la pandemia las instalaciones del recinto ferial de Ifepa por si se consideraba necesario contar con un espacio similar al que utilizó Madrid para montar el hospital provisional que funcionó durante la primera ola de la pandemia.

El alcalde de Torre Pacheco aseguró sentir «tristeza y extrañeza» por el cierre perimetral y por la ausencia de medidas para atajar los contagios entre los colectivos en los que tiene una mayor incidencia.

Añadió que «el cierre perimetral es un esfuerzo desproporcionado, innecesario e improcedente», mientras que aseguraba que «la hostelería es un sector muy profesionalizado». León también pidió al Gobierno «que deje a la hostelería sobrevivir».

El alcalde de Los Alcázares advirtió de que «el daño va a ser irreversible», mientras que defendió que «ni el cierre perimetral ni el del interior de los bares ha demostrado tener ninguna eficacia», puesto que la tasa de incidencia ha seguido aumentando con «la hostelería cerrada».

Aseguró igualmente que «los profesionales no quieren ayudas, quieren trabajar». Pérez Cervera añadió que el Ayuntamiento de Los Alcázares ha creado su propio equipo de rastreadores para seguir la pista a los contactos directos de los vecinos contagiados. Añadió que los servicios sociales del Consistorio se encargan de atender a los aislados para llevarles «la comida y las medicinas» a su casa, «que incluso van a recoger al hospital cuando es necesario».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook