24 de noviembre de 2020
24.11.2020
La Opinión de Murcia
Comunidad

Casi tres de cada cuatro empresas familiares mantienen el empleo

El Barómetro de Amefmur revela que el 53% de las compañías ha visto caer su facturación

24.11.2020 | 13:50
Presentación del Barómetro de la Empresa Familiar.

El 73% de las empresas familiares de la Región ha mantenido el empleo a pesar de los estragos que la pandemia ha causado en su facturación, según revelan las conclusiones del Barómetro de Amefmur y la Cátedra Mare Nostrum presentado esta mañana.

El sondeo, en el que han participado 124 compañías murcianas, muestra que la Región no es una de las comunidades autónomas que «saldrán peor paradas» de la crisis, dado que está mostrando una capacidad de resiliencia superior a la media nacional, según indicó el director de la Cátedra de la Empresa Familiar, Ángel Luis Meroño.

El 53% de las consultadas declara que ha empeorado su facturación, pero la repercusión que perciben en sus negocios no es tan negativa como la que atribuyen a la economía regional y a la nacional.

No obstante, Meroño señaló que las opiniones muestran que «hemos vuelto a la situación de los años 2008 y 2009», cuando la recesión que siguió a la crisis inmobiliaria empezó a producir una caída en cascada de la economía.

La previsión es que la desaceleración económica será menor de la esperada para este año, con una caída del PIB del 7,2%, mientras que el repunte de 2021 también se verá amortiguado y queda reducido al 6,5%.

De momento, solo el 27% de las empresas familiares declara que ha reducido empleo desde el inicio de la pandemia. También se resentirá la inversión y las exportaciones, lo que hace que la confianza empresarial descienda al -17%.

Para contrarrestar la caída de la facturación las empresas tratan de proporcionar más servicios y una mejor atención a sus clientes, además de diversificar su actividad.

La falta de confianza en la economía y la escasez de las demanda son los principales problemas que perciben en este momento, mientras que su primer objetivo es mantener «la reputación» y garantizar «la supervivencia».

La empresas familiares también han mostrado una gran capacidad de respuesta ante los problemas creados por pandemia, como demuestra la incorporación del teletrabajo en el 42% de las compañías, mientras que el 32% ha implantado las compras online.

Otro 32% ha digitalizado el 46% de sus procesos y el 28% de las empresas vende online, representando un 31% de sus ventas totales.

También la digitalización de procesos, compras y ventas ha sufrido un incremento entre 3 y 5 puntos debido a la pandemia.

Las salidas más habituales para obtener recursos para hacer frente a la crisis son: aumentar la financiación ajena (40% de las empresas), la reducción de costes de personal (35%), el aumento de financiación propia (31%) y el recurso a las ayudas públicas (18%).

Las principales medidas que demandan a la Administración son la disminución de impuestos (79%), la bajada de cuotas de la Seguridad Social (63%) y la simplificación administrativa (52%).

El presidente de Amefmur, José María Tortosa, destacó especialmente la repercusión que tiene en las empresas familiares la bonificación en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones aplicada por el Gobierno regional.


En cuanto al gobierno corporativo, un 75% de las empresas opta por no realizar cambios.

El 17% se plantea transmitir la empresa a la siguiente generación, una proporción inferior en dos puntos a la del año pasado; en el caso de las empresas en primera generación alcanza el 23%.

La venta de la empresa se mantiene en el 7%, siendo más importante en empresas en primera generación (13%). La opción de cerrar baja dos puntos hasta el 1%.

La rectora de la Universidad Polítécnica de Cartagena, Beatriz Miguel Hernández, valoró el aumento de dos puntos en la proporción de mujeres que están al frente de las empresas familiares, pero destacó que el 27% alcanzado está lejos aún del 40% mínimo para hablar de la paridad.

Carlos Aguilera, director corporativo de Negocio de Empresas de la Comunidad Valenciana y Murcia de Bankia, destacó que "la financiación no es un problema de las empresas" a pesar de la crisis.

Por su parte, la consejera de Empresa, Industria y Portavocía, Ana Martínez Vidal, recordó los planes de apoyo y las ayudas que ha puesto en marcha el Instituto de Fomento para los sectores más castigados por la pandemia, especialmente la hostelería y el comercio.

El rector de la Universidad de Murcia, José Luján, que ejerció como anfitrión, destacó la implicación de las dos universidades públicas que integran el Campus Mare Nostrum en iniciativas como la elaboración del Barómetro de la Empresa Familiar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído