Las escuelas de adultos con mayor proporción de matrículas en la Región de Murcia apenas han acusado la pérdida de alumnos este curso con motivo de la pandemia, pero esta modalidad educativa se ha dejado por el camino entre el curso pasado y el actual a 2.000 estudiantes entre los 16 centros de Educación de Personas Adultas y 78 aulas desplazadas que hay en todo el territorio autonómico. En 2019, un total de 12.956 alumnos se matricularon en esta enseñanza, mientras que este año han sido 10.857 estudiantes, según datos de la Consejería de Educación.

La pandemia ha lastrado las inscripciones en los cursos de enseñanzas formales y no formales, sobre todo en los centros ubicados en medianos y pequeños municipios. Más allá de la bajada en las matriculaciones en este curso, algunos centros también señalan que un porcentaje importante, entre el 30 y el 50% de los alumnos inscritos, han dejado de asistir a las clases en algún momento de los últimos dos meses, desde que comenzó el curso académico. A esto le suman que la recomendación de Salud Pública de autoconfinarse dirigida a los mayores de 60 años 'ha vaciado' las aulas donde se impartían talleres formativos para esta población.

«De 652 alumnos que teníamos al principio de este curso, 200 se han dado de baja porque no han asistido a clase. Hay mucha falta de asistencia por el miedo a la pandemia», señala Cayetana Villa, secretaria del CEPA Vega Media. Por contra, registran más interés de los alumnos por los cursos preparatorios de la pruebas de acceso a los Ciclos Formativos de Grado Superior de Formación Profesional o a la Universidad.

Los alumnos de 18 a 30 años siguen siendo los mayoritarios en los centros de enseñanza para personas adultas, señala María Elena González, jefa de estudios del CEPA de Cartagena, cuyo centro tiene matriculadas a 968 personas. Este centro acoge alumnos del municipio cartagenero, de La Unión y de Fuente Álamo, y pese a que la modalidad de enseñanza es presencial, la demanda mantiene llenas las clases de cursos como la Enseñanza Secundaria para Personas Adultas o de idiomas como inglés o español para extranjeros, donde llega a haber listas de espera, como también refleja Isabel Aráez, directora del centro García Alix de Murcia.

Si la enseñanza en estos centros hubiera sido online, algunas formaciones como las de idiomas sí hubieran tenido más demanda, señala Aráez, pero también hay que tener en cuenta que en la enseñanza de español para extranjeros esto hubiera sido un problema, «ya que mucha población inmigrante carece de recursos tecnológicos para seguir nuestras clases». Los dos principales centros con más alumnos son los del Infante de Murcia, con 1.673 estudiantes, y el de 'Alto Guadalentín' de Lorca, con 1.349.

Las personas se podrán matricular hasta el 15 de marzo de 2021 si existen plazas vacantes. Pasado este plazo, sólo podrán matricularse en las enseñanzas formales y no formales aquellas personas que lo soliciten, previa autorización de la Dirección General de Innovación Educativa y Atención a la Diversidad. En el Curso de Español para extranjeros el plazo de matriculación se mantendrá abierto durante todo el curso académico, siempre que existan plazas vacantes en los grupos autorizados.

Si algunas de las formaciones no formales tienen una baja demanda este curso, los centros apuestan por trasladar a los alumnos inscritos a otros cursos con mayor demanda, pero como señala la Consejería de Educación, ningún centro ha dejado de dar enseñanzas formales y no formales, únicamente se ha producido una disminución de la ratio en los 550 grupos como medida de seguridad por la pandemia.

Este curso, únicamente el centro de enseñanza para personas adultas de Mazarrón cerró definitivamente sus puertas por baja demanda de estudiantes, y ahora el del 'Bajo Guadalentín' de Lorca oferta las mismas enseñanzas para los alumnos en el IES Felipe II de Mazarrón como aula desplazada.