22 de noviembre de 2020
22.11.2020
La Opinión de Murcia
Hacienda

Las donaciones se multiplican por cuatro en la Región con la reforma fiscal

También el impuesto de Sucesiones registra un repunte, que la Consejería atribuye a la mayor cuantía de las herencias

21.11.2020 | 20:31
Oficina de recaudación de Hacienda en la sede de Teniente Flomesta, en la capital murciana.

Los contribuyentes han dejado de pagar 915 millones en cinco años

El Gobierno regional rechaza la intención del Gobierno central de realizar «una armonización fiscal, que en la práctica supone una 'intervención' en la política fiscal de las comunidades para volver a aplicar impuestos que son injustos». Fuentes de la Consejería de Presidencia y Hacienda recuerdan la ministra Montero «ya ha anunciado que quiere acometer esa armonización y cree que traería igualdad a las comunidades, pero en todo caso nos igualaría en la injusticia. Ese dinero debe estar en el bolsillo de los ciudadanos».

El consejero de Hacienda, Javier Celdrán, estima que los planes del Ministerio se traducirían en la subida del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, un tributo cedido por el Estado que grava la transmisión de la propiedad a por herencia o por donación.

En la Región el proceso de supresión del impuesto arrancó en agosto de 2015, cuando se aplicó un 50% de rebaja sobre la cantidad a pagar. En 2017, la proporción de rebaja aumentó hasta el 60% y en 2018 se aplicó la bonificación definitiva y vigente del 99% para todos los contribuyentes.

Desde la Consejería ven como una paradoja que «el Gobierno central se niegue a igualarnos con el resto de comunidades en términos de financiación, pero sí que esté obsesionada con igualarnos en la injusticia de aplicar impuestos que hacen que un ciudadano tenga que pagar dos veces por un mismo bien, o que se vean en la situación de tener que rechazar una herencia por no poder hacer frente a los impuestos».

Añaden que «en una recesión como la que vamos a vivir, lo último que necesitan los ciudadanos es que les suban los impuestos» en lugar de incentivar la inversión.

Las donaciones de bienes que las familias transmiten en vida a sus herederos se han multiplicado por cuatro en los dos primeros años de la bonificación del 99% en este impuesto, que entró en vigor en 2018. Sin embargo, el Impuesto de Sucesiones, que se paga tras el fallecimiento del propietario que transmite sus bienes, suma ya en los diez primeros meses del año unas deducciones superiores en 21,4 millones a las de todo 2019, según las cifras ofrecidas por la Consejería de Hacienda.

Las declaraciones del Impuesto de Sucesiones presentadas entre enero y octubre superan los 211,3 millones de euros en deducciones, mientras que las de todo el año 2019 ascendieron a 189,9 millones. Esto significa que, de no haberse suprimido prácticamente este impuesto, la Comunidad Autónoma habría ingresado este año 21,4 millones más este año de pandemia, en el que ha bajado la recaudación de otros tributos, como los ligados a la compraventa de viviendas.

La Consejería de Presidencia y Hacienda considera que este incremento se debe a la mayor cuantía de los legados que se han declarado este año y no descarta incluso que esté motivado por «unas pocas herencias de gran cuantía». Recuerda que la deducción se calcula en función de la cuota declarada, lo que indica que si la bonificación ha aumentado a pesar de que en los diez primeros meses de este año se han presentado menos autoliquidaciones, el importe de las herencias transmitidas tenía que ser mayor.

Desde que se aplicó la rebaja del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que desde 2018 tiene en la Región una bonificación del 99%, ha dado lugar a una avalancha de transmisiones de herencias de padres a hijos en vida por parte de familias que trataban de aprovechar la reforma tributaria para pagar menos impuestos.

Las donaciones de bienes y de dinero se han multiplicado por cuatro en los dos ejercicios en los que se viene aplicando la rebaja tributaria, según los datos ofrecidos por la nueva decana del Colegio Notarial de Murcia Carmen Rodríguez.

Según los datos recabados por las notarías de la Región, en 2017 se escrituraron 1.861 declaraciones de donación, mientras que un año después, al entrar en vigor la reforma, la cifra se elevó a 7.665, lo que supone cuatro veces más. En 2019 se apagó algo la fiebre por donar los bienes en vida para aprovechar la reforma tributaria y los notarios registraron 6.774 declaraciones de donación.

Las cifras que ofrece la Consejería son más elevadas, puesto que incluyen todas las declaraciones presentadas en la Administración regional. En 2019 ha contabilizado 10.750 declaraciones. Entre enero y octubre, Hacienda contabiliza 8.445 declaraciones, que suman casi 82 millones.

Según los cálculos de la Consejería de Hacienda, los murcianos se han ahorrado 931 millones desde 2015 en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. De esta cantidad, 623,1 millones corresponden a las herencias por fallecimiento y 307,9 a la transmisión del legado familiar en vida. «Al estar en mano de los ciudadanos, ese dinero ha permitido poner en marcha multitud de inversiones y de proyectos, ha contribuido a la riqueza de la Región y ha sido decisivo para que en la pandemia, Murcia fuera una comunidad líder en creación de puestos de trabajo», defiende la Consejería.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook