17 de noviembre de 2020
17.11.2020
La Opinión de Murcia
Banca

El Santander se suma al ajuste del Sabadell, Bankia y CaixaBank

Los 482 empleados en la Región del banco presidido por Patricia Botín esperan con inquietud las condiciones del ERE

16.11.2020 | 22:57
Sede regional del Banco Santander en la plaza Santo Domingo de Murcia.

La entidad financiera ya cerró 19 sucursales tras la compra del Popular.

Los 482 trabajadores que tiene el Banco Santander en la Región aguardan con inquietud a la espera saber a cuántas personas afectará en Murcia el expediente de regulación de empleo (ERE) que ha anunciado la entidad presidida por Patricia Botín. De momento solo se sabe que el ERE incluirá a un máximo de 4.000 personas, el 14,78% de su plantilla en España, mientras que otros 1.090 empleados serán reubicados, según ha adelantado la dirección del banco. Los sindicatos esperan disponer hoy de la documentación que les permita saber cuáles son los planes de la entidad y cómo se distribuirán los recortes entre las comunidades autónomas, en las que desaparecerá un millar de oficinas.

Santander y Banco Popular ya cerraron el pasado año en la Región Murcia 19 de las cien oficinas que sumaban tras la operación de compra del segundo.

Los despidos anunciados por el Santander se sumarán al recorte de plantilla previsto por el Banco Sabadell, que está negociando con los sindicatos un plan de prejubilaciones y bajas voluntarias para 1.800 empleados en toda España, 171 de ellos en la Región.

En el caso del banco catalán que compró la CAM las negociaciones están muy avanzadas y es posible que hoy mismo pueda cerrarse un preacuerdo, según informaron fuentes de UGT. En este caso se prevé que las salidas estén pactadas y no resulten tan traumáticas.

El Sabadell tiene 790 trabajadores y unas 112 oficinas en la Región, de las que pretende cerrar unas 18. La decisión de prescindir de 1.800 personas en España hacía prever que estaba reduciendo su estructura de cara a una posible fusión, tal y como quedó de manifiesto ayer mismo, al anunciarse oficialmente los contactos preliminares con el BBVA para crear un gran banco con unas dimensiones similares a las que sumarán Bankia y CaixaBank.

Si la fusión del Sabadell con el BBVA sale adelante finalmente, la operación podría dar lugar a nuevos cierres por ambas partes.

También la fusión de Bankia y CaixaBank se traducirá en cuestión de unos meses en un inevitable cierre de oficinas, con la consiguiente pérdida de empleo, dado que ambas entidades tienen muchas sucursales en las mismas calles y plazas, sobre todo en las grandes ciudades de la Región.

En los tres casos se prevé que, además de los trabajadores de las oficinas suprimidas, salgan de la entidad muchos empleados de los servicios centrales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook