17 de noviembre de 2020
17.11.2020
La Opinión de Murcia
Coronavirus

La Fiscalía investiga si los internos en residencias se encuentran desatendidos

Manzanera recibe denuncias del Defensor del Paciente, los técnicos de cuidados auxiliares de enfermería y el PSOE y abre diligencias para esclarecer si los ancianos "se hacen sus necesidades encima, presentan uñas sin cortar clavadas en la piel y úlceras", como aseguran estos colectivos

16.11.2020 | 20:41
Desinfección a las puertasde una residencia, en Murcia,en septiembre. ISRAEL SÁNCHEZ

La Marea de Residencias de la Región de Murcia llevaba tiempo exigiendo un «cambio de 360 grados» en las políticas de gestión de las residencias de mayores de la comunidad, así como pidiendo que se ahonde en las condiciones en las que los ancianos viven en estos centros. El domingo, sin ir más lejos, un nonagenario se tiraba por una ventana de la residencia de ancianos Montepinar, en Murcia, de donde, al parecer, pretendía irse: llevaba una mochila con sus cosas.

Solo un día después de este incidente, la Fiscalía Superior de la Región, que dirige José Luis Díaz Manzanera, anunciaba que abría diligencias para ver si se están produciendo delitos tanto en la gestión pública como privada de las residencias de ancianos de la comunidad de Murcia.

Esta investigación nace a raíz de afirmaciones en las que personas vinculadas con las residencias afirman que los internos se encuentran, en demasiadas ocasiones, en condiciones deplorables, así como de una denuncia del Defensor del Paciente, asociación que, desde su sede en Madrid, ha escrito a las fiscalías de todas las comunidades. También desde el Sindicato de Auxiliares de Enfermería (SAE) hicieron públicas las situaciones inhumanas que, a su juicio, están viviendo los residentes en la Región.

El fin de Díaz Manzanera: recabar información y corroborar si los ancianos están siendo bien tratados o no, ya que, siempre según el testimonio de familiares o trabajadores de residencias, habría algunos desatendidos, con una manifiesta falta de higiene que sería aún más grave en tiempos de coronavirus. Ahora el fiscal ha de escuchar a los trabajadores, en calidad de testigos. La investigación apenas ha comenzado: más adelante se verá si hay que pedir responsabilidades y a quién. Se investigaría, de detectarse los indicios, un delito de abandono o incluso de maltrato de ancianos.

«No sabe lo que me alegro», expresaba Carmen Flores, presidenta de la asociación Defensor del Paciente, al tener conocimiento de que la Fiscalía de Murcia había atendido su requerimiento y abierto una investigación. Han mandado desde su colectivo denuncias a distintos fiscales de toda España y «solo en Madrid, se han archivado el 99% de ellas, lamenta la mujer.

«Pedimos una investigación porque entendemos que todas las personas merecen una muerte digna y ser atendidas», remarcaba Flores, al tiempo que subrayaba que «la mayoría de los fiscales nos están sorprendiendo» para mal, ya que «dicen que eso no es un ilícito penal».

Desde la Marea de Residencias, por otro lado, expresaban su «euforia» al conocer este hecho,

El Partido Socialista también ha presentado una denuncia en la que alerta el abandono que están sufriendo los usuarios de algunas residencias de mayores y dependientes. «Hemos tenido conocimiento de que el estado de cuidado de los usuarios en algunas residencias es lamentable, dándose situaciones de insalubridad», remarca Diego Conesa, líder del partido en la Región de Murcia.

«Familiares de los mayores afectados y trabadores de algunas residencias nos han pedido ayuda porque están desesperados. Nos han hablado de duchas sin calefacción, usuarios que tienen que hacer sus necesidades encima, uñas sin cortar clavadas en la piel y úlceras», manifiesta.

 

"Se paga para tener lugares de cuidados y no de horror"


Extracto de la misiva mandada desde el Defensor del Paciente al fiscal superior:

«No entendemos que la administración murciana no controle lo que pasa en lugares que son de cuidados y no de horror; que se paga, y bien, no para ser masacrados, sino para ser atendidos con la decencia que merece cualquier ser humano, máxime cuando no se puede defender; entendemos que es una violación de los derechos humanos a sabiendas que se les está haciendo daño y aprovechándose de que son vulnerables y no pueden salir huyendo».

«Es una irresponsabilidad, una maldad y no deben estar abiertas porque los malos tratos no se pueden ni permitir ni tolerar. Esperamos empatía y solidaridad con estos ancianos».
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook