14 de noviembre de 2020
14.11.2020
La Opinión de Murcia
ODS 7- Energía asequible y no contaminante

La transición energética será uno de los motores para salir de la crisis

La Opinión, en colaboración con Hidrogea y Redexis, organizó un encuentro digital en el que los expertos coincidieron en que los objetivos de descarbonización sólo pueden alcanzarse con una estrategia global de concienciación y de disminución de gases con efecto invernadero

14.11.2020 | 04:00
La transición energética será uno de los motores para salir de la crisis

La Opinión de Murcia, en colaboración con Hidrogea y Redexis, organizó un encuentro digital para analizar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 7, el que tiene que ver con la energía asequible y no contaminante. Para desgranar las principales claves de este objetivo que persigue, entre otras cosas, garantizar el acceso a una energía cada vez más asequible, segura, sostenible y moderna, se contó con la participación de Gustavo Calero, director de Desarrollo Sostenible en Hidrogea; Miguel Mayrata, director de Diversificación de negocio de Redexis; y Mariano Alarcón, profesor titular del área de Máquinas y Motores térmicos e investigador principal de Ingeniería Energética e Innovación docente en Tecnología, de la Universidad de Murcia.

Hidrogea

El responsable de Desarrollo Sostenible de Hidrogea arrancó su primera intervención con una reflexión sobre el momento epidemiológico que vivimos, «cuando todo esto acabe, vamos a volver al punto de partida, un mundo muy frágil, con la amenaza del cambio climático, la más importante del siglo». Gustavo Calero sostuvo que países, empresas y ciudadanos están hoy más concienciados que ayer; y en ese sentido explicó que Hidrogea trabaja desde hace muchos años en materia ambiental, «tenemos una hoja de ruta, la última arrancó en el 2017 y se extiende hasta 2021, en el que tenemos diez objetivos ambiciosos». Destacó uno de ellos por su vinculación al ODS 7, «el compromiso de reducir en cinco años el 90 por ciento de nuestras emisiones de CO2 derivadas de nuestro consumo de energía eléctrica; pues bien, han pasado cuatro años, y puedo decir con orgullo que hemos superado el 99 por ciento». Para conseguirlo, las empresas del Grupo Suez, al que pertenece Hidrogea, han generado energía verde en sus procesos gracias, entre otras formas, a la cogeneración o a la energía fotovoltaica e hidráulica.

Por otro lado, apuntó Calero, «el cien por cien de la energía que Hidrogea compra es totalmente verde, cuenta con un certificado de origen 100% renovable». Además, explicó otras líneas de actuación como la apuesta por la movilidad sostenible, con una flota de vehículos eléctricos e híbridos, y el fomento del uso de la bicicleta, la aplicación del sistema de gestión de eficiencia energética (ISO 50.001) en sus instalaciones, o la instalación de iluminación LED. <


Redexis

El director de diversificación de Redexis, Miguel Mayrata, arrancó su intervención asegurando que, en el imaginario colectivo, la fuente de energía renovable más conocida es la eléctrica mediante un generador eólico o una planta fotovoltaica, «pero hay un mundo más allá, que son las energías renovables gasistas».

Mayrata ilustró sus palabras con varios gráficos que reflejaban que en España, el consumo energético se reparte en fundamentalmente en los sectores del transporte, donde se consumió más cantidad de energía, 430 TW hora/año, el sector del calor y frío, que consume anualmente 487 TW al año, y el de la electricidad que consume anualmente 238 TW hora/año, mientras que combustibles líquidos y gaseosos, 51TW, y fósiles 32TW, «de manera que cuando decimos que avanzamos hacia una electrificación y hacia una energía renovable del sistema eléctrico, estamos consiguiendo hacer renovable 238 TW, un 25 o 30 por ciento del total de la energía que se consume en España; si obviamos al sector del transporte, o del calor y frío, (el uso térmico de la energía), no vamos a conseguir los objetivos de una economía neutra en emisiones para el año 2030». Miguel Mayrata explicó que obviamente todo esto se traslada en la emisión de C02, «el sector del transporte es el sector que más emisiones produce».

Ante este contexto, Redexis aporta a esos sectores que no son completamente electrificables , «la construcción de gasineras (ocho en la Región, la última en Puerto Lumbreras, que dan servicio por ejemplo a toda la red de ambulancias), infraestructuras de gas natural vehicular, para desplazar el diésel y que los vehículos puedan funcionar con gas natural reduciendo significativamente sus emisiones de CO2, óxidos de nitrógeno, de azufre, y diversas particulas perjudiciales, con la aspiración de que en el siguiente escenario podamos producir gas natural vehicular a través del biometano, y que sea una energía renovable y neutra en emisiones, sin necesidad de grandes cambios tecnológicos».

Para el responsable de Redexis, la única alternativa viable al diésel en el transporte pesado de larga distancia es el gas natural vehicular, «no existe una alternativa eléctrica para este tipo de transporte que sea factible». Con el gas natural vehicular se podrá transformar el sector del transporte en carretera hacia un modelo más sostenible, más económico y más accesible.

En el sector del calor y el frío, el director de Redexis señaló que «históricamente, el gas natural ha ido desplazando a los combustibles más contaminantes», y aseguró que también se beneficiará de la inyección de biometano en las redes de gas para que sea renovable y cero emisiones en otro sector «difícilmente electrificable».

También se está trabajando desde Redexis en el sector de la electricidad, en la implantación de soluciones de autoconsumo, tanto en el ámbito doméstico como en el industrial y terciario, con la instalación de placas fotovoltaicas.

En cuanto al hidrógeno y gases renovables, el alto ejecutivo de la compañía energética anunció que ya están desarrollando en la Región, «proyectos de inyección de biometano en las redes de gas de Redexis que van a materializarse en pocos meses, de tal forma que cualquier consumidor de usos térmicos pueda tener acceso a una fuente de energía renovable, gasista, que complementa la energía renovable eléctrica y contribuir así al alcanzar las metas de los ODS».

Universidad de Murcia

El profesor de la UMU, Mariano Alarcón, aprovechó su intervención para aclarar que cuando hablamos de energía solar, siempre se piensa en la generación de electricidad, pero también existen los usos térmicos, la energía solar térmica para la generación de agua caliente sanitaria en edificios, y señaló que una parte de sus investigaciones está vinculada al incremento de la eficiencia de esos equipos. «En el ámbito de la energía todo es complementario», afirmó Alarcón que cree que «las soluciones únicas no son buenas; el mundo es muy diverso y cada país tiene sus características de producción energética».

Consultado por las instalaciones de energías renovables en la Universidad de Murcia, Mariano Alarcón explicó que tienen un proyecto muy ambicioso desde hace cerca de quince años, 'Campus sostenible y saludable', «el que haya paseado por el campus de Espinardo, entre otros, habrá observado que hay una presencia importante de energías renovables, con más de diez parques fotovoltaicos y en expansión. La Universidad de Murcia cerrará el año con un 21 por ciento de autoconsumo de electricidad. Este docente también hizo referencia a las plantas de energía solar térmica, el invernadero bioclimático y la planta de frío solar.

Otros aspectos a destacar del trabajo de la UMU, desde hace muchos años, es la movilidad sostenible (uso de bicicletas y flota de vehículos eléctrica, eficiencia energética (sustitución de luminarias, proyecto de fachadas), consumo energéticos de edificios, y difusión y sensibilización.

En su vertiente investigadora, el profesor destacó las que tienen que ver con las «alternativas energéticas», y además de la ya referidas, mencionó los biocombustibles o el hidrógeno.


Del modelo circular de las biofactorías a la independencia energética de españa
 

Durante el bloque de preguntas, sobre las biofactorías, el director de RSC de Hidrogea afirmó que se trata de «un cambio de paradigma (...) hasta ahora lo habitual ha sido depurar el agua residual de una manera lineal, es decir, comprar energía, generar el residuo y echarlo a un vertedero, y el agua ya limpia, verterla al río o al mar». Ante esto, Hidrogea y Grupo Suez están virando hacia un modelo circular, «en el que generamos recursos en vez de residuos». Otra clave de la biofactoría es la reutilización del agua, «para darle una segunda o tercera vida», comentó.
 
Miguel Mayrata ahondó en esta cuestión y aseguró que empresas de la magnitud logística de Redexis permite evacuar el biogás que se produce en estaciones depuradoras de aguas residuales, enriquecerlo a metano y «desplazar así el gas natural fósil que se está importando en este país (...) con eso reducimos la dependencia energética del exterior». 
 
Por su parte, Mariano Alarcón recordó que el modelo energético español  (muy centralizado) depende en un 80 por ciento de los combustibles fósiles. El nuevo modelo debería dirigirse hacia «soluciones de generación y utilización distribuida de energía».
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook