14 de noviembre de 2020
14.11.2020
La Opinión de Murcia
Región empresaria

El 30% de las pérdidas auditivas se detectan entre los 35 y los 44 años

Un estudio realizado por Audika en España refleja que la pérdida auditiva es entendida como un estigma social y, además, causa inseguridad, ansiedad y frustración

13.11.2020 | 23:14
El 30 por ciento de las pérdidas auditivas se detectan a partir de los 30 años.

Audika, empresa especializada en el sector de la salud auditiva, realiza un estudio en España entre aquellas personas que experimentan problemas de audición en nuestro país. Algunas conclusiones desdicen ciertas ideas preconcebidas, como que la pérdida auditiva es una cuestión asociada al envejecimiento, y evidencian otras ya conocidas, como que el déficit auditivo aún sigue siendo entendido como un estigma social.

De la investigación se desprende una buena relación entre el tiempo que tardan las personas en evidenciar un problema de audición y la búsqueda de tratamiento. Sin embargo, 6 de cada 10 se sienten avergonzadas por este hecho.

De los encuestados, un 71% se ha realizado una revisión auditiva en los últimos tres años y un 46% planea hacerla en el próximo año. Las causas más evidentes que llevan a las personas a notificar una pérdida auditiva son, en primer lugar, las dificultades para escuchar la televisión o la radio (75%) y, en segundo, los impedimentos para mantener una conversación con otras personas (63%).

Un 30% ha notado este déficit auditivo entre los 35 y los 44 años mientras que un 26% de las personas encuestadas lo ha advertido con edades comprendidas entre los 25 y los 34 años; lo que rompe con la idea de que la pérdida auditiva es una cuestión relacionada, sobre todo, con el envejecimiento.

De ellos, 6 de cada 10 buscó atención médica en los primeros seis meses y un 85% decidió utilizar un audífono como tratamiento a su pérdida auditiva. Después de ello, casi el total de los encuestados (97%) asegura que el tratamiento mejoró exponencialmente su calidad de vida.

Pero, antes de llegar a este punto, las personas muestran sentimientos asociados a esta pérdida auditiva como inseguridad (26%), ansiedad (24%), frustración (21%), cansancio a la hora de mantener una conversación (20%) y aislamiento social (11%). Preguntados por cómo comunican esta pérdida auditiva a las personas de su entorno, el 63% ha confesado sentirse un poco avergonzado a la hora de reconocer este problema frente a otras personas.

En este estudio también se evidencia que otras situaciones como el aislamiento social o enfermedades como la depresión, tienen vínculos muy fuertes ligados estrechamente a la pérdida auditiva.

Del mismo modo, 8 de cada 10 familiares aseguran haber apreciado una pérdida de audición en sus seres queridos pero, debido al estigma social que existe en cuanto a este problema, el 40% de los afectados prefiere ignorarlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook