01 de noviembre de 2020
01.11.2020
La Opinión de Murcia
25-N. Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Una mano tendida al otro lado del cable

La voz de una profesional del 112 es la primera que escucha una víctima que levanta el teléfono para pedir ayuda; de ahí, todo un operativo se pone en marcha para auxiliarla

01.11.2020 | 04:00
Una mano tendida al otro lado del cable

De cara a la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el próximo 25 de noviembre, LA OPINIÓN ofrecerá cada fin de semana un reportaje sobre los recursos que tiene la Dirección General de la Mujer para atajar esta lacra.

Rosalía, vecina de Cartagena, y Salwa, residente en Águilas, son las dos mujeres asesinadas a manos de sus esposos en lo que va de año en la Región. Las dos manifestaron su intención de divorciarse. A la primera, su marido, Juan, la mató a martillazos. A continuación, él mismo llamó a la Policía. A la segunda, su todavía pareja le pegó un tiro: antes, había mandado a los niños a pasar el día en la playa. Fue al regresar cuando los menores hallaron el cadáver de su madre.

La lacra de la violencia de género sigue golpeando a la Región con saña. No hay día que una mujer no llame al 112 para pedir ayuda e iniciar un proceso en mitad del cual, en demasiadas ocasiones, optan por volver atrás, alertan las profesionales que las atienden. La razón, como apunta la trabajadora social Mª José Belmonte, ha de buscarse en la «estructura del miedo que tienen en su cabeza», creada por su maltratador.

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se conmemora cada el 25 de noviembre, y este año, marcado por el coronavirus, previsiblemente no habrá grandes concentraciones en la calle. No solo el 25 de noviembre, sino todo el año, desde la Dirección General de la Mujer, cuentan con numerosos recursos a disposición de víctimas de violencia de género, física o psíquica, así como destinados a aquellas que han sufrido violencia sexual. El primero de estos recursos arranca cuando una mujer levanta el teléfono y encuentra una mano tendida al otro lado del cable.

Los recursos

Teléfono 112, primera toma de contacto

Recurso de atención telefónica urgente. De carácter gratuito, funciona las 24 horas del día, todos los días del año. Llamar al 112 es como llamar al 091 y al 061 a la vez. Atención médica, si es precisa, y línea directa con la Policía. Además, el número 061 está conectado con el Centro de Coordinación de Emergencias de la Región. María José Belmonte, trabajadora social y coordinadora del dispositivo de violencia de género del 112 en la Región, dirige un equipo de cinco trabajadoras sociales.

P ¿Cómo es el protocolo que se activa desde que una víctima de violencia de género llama al 112?

R Este servicio es para atender emergencias, que es nuestra función principal. No hacemos un seguimiento a largo plazo, lo cual no quiere decir que una mujer no pueda llamar varias veces: entonces sí que se hace un seguimiento.

P ¿Os suelen llamar víctimas en el mismo momento en que están sufriendo el ataque?

R Sí, nos entran bastantes llamadas de señoras que marcan el 112 en el momento en que están sufriendo la agresión. El servicio está en un sistema conectada con la Policía y la Guardia Civil de cada zona, que ve a dónde hay que ir y actúa inmediatamente.

P ¿Se localiza de inmediato la llamada, aunque a la víctima no le haya dado tiempo a decir dónde se encuentra?

R Con un teléfono fijo es mucho más fácil hacer esa detección, nos sale de forma automática la ubicación. Aconsejamos que, si pueden llamar desde un fijo, lo hagan. Si no, que tengan instalada en el móvil de la app del 112 y así podemos localizar más rápido dónde está. Muchas veces se corta la llamada, pero quizás esa señora llamó en otro momento y precisó de asistencia sanitaria.

P Tras la asistencia inmediata, tanto sanitaria, como policial, llega el trabajo social...

R Nuestra actuación viene después, cuando nos podemos dedicar a la señora más tranquilamente y asesorarla. Ayudarla, para que ella vea su situación y cuál es la salida más óptima para ella. Hemos de garantizar que, cuando se cuelgue esa llamada, ella esté informada de todos los recursos. En el caso de detectar riesgo vital, se la lleva al centro de emergencia de atención a mujeres víctimas de violencia de género, que atiende a mujeres de cualquier punto de la Región. Algunas veces nos llaman desesperadas, diciendo 'tengo que salir de aquí'. Muchas mujeres no conocen los protocolos que marcan que, si tú pones una denuncia por violencia de género, el agresor va a quedar detenido y antes de 72 horas va a pasar a disposición judicial, donde se dictaría una orden de alejamiento.

P ¿Se da muchas veces el caso de mujeres que llaman y luego no quieren seguir adelante?

R Claro. La violencia de género hay que entenderla con la particularidad que tiene: el agresor pasa mucho tiempo invalidando a la mujer. O les dicen que les van a quitar a los niños y ellas se lo creen. Tenemos que desmontar todo un discurso que han interiorizado, desmontar esa estructura del miedo que tienen en su cabeza.

P ¿Cuántas llamadas se atienden de media al día?

R Depende de los días: algunos atendemos a veinte mujeres, otras veces a treinta. En verano se suelen disparar las llamadas.

P ¿Por qué?

R No sé si porque hay más convivencia... es una sensación interna, no está estudiado. Pero el calor dispara la violencia de género. Luego, por otra parte, los lunes por la mañana en apenas ocho horas atendemos a quince o veinte mujeres agredidas el fin de semana. El alcohol, la convivencia... los fines de semana hay muchísimos más casos.

Interpretación, hablemos el mismo idioma

Este servicio, con 51 idiomas disponible, permite conectar a las mujeres víctimas de violencia de género que, aunque viven en la Región, desconocen el castellano con personas que hablan su idioma perfectamente. Además, se trata de personal formado en dar atención especializada a mujeres que sufren violencia de género. Inmaculada Alcázar es técnica de gestión de la Dirección General de Mujer y Diversidad de Género y coordina el servicio de interpretación telefónica de idiomas para mujeres extranjeras que no hablan español.

¿Cuánto de vocacional tiene su profesión?

Soy trabajadora social, y es una de las profesiones más vocacionales que conozco. Mi vocación es tal que previamente completé la carrera de Derecho y, tras ello, inicié Trabajo Social. En la actualidad, trabajo en un terreno duro y complicado, pero a la vez gratificante porque, a pesar de que lo más sonado son los datos de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, existe otra realidad fundamental y muy positiva, que es el de las mujeres que reciben el apoyo profesional y social necesario para salir del círculo de la violencia y volver a tomar las riendas de su vida. Saber que de alguna manera participas en ese proceso de apoyo, da sentido a tu trabajo.

¿Cuáles son los idiomas mayoritarios en los que se atiende a estas mujeres?

En lo que llevamos de año, el idioma más usado, con más del 80% del consumo realizado, es el árabe marroquí. A mucha distancia le siguen los siguientes: búlgaro, francés, wolof, inglés e indi.

¿Cómo se consigue a traductores de los 51 idiomas en los que atienden?

El servicio está contratado con una empresa, que es la que se encarga de contar con un equipo de intérpretes con formación y entrenamiento específico (cuenta con más de 130 intérpretes). Se ofrece las 24 horas, los 365 días del año y una de sus principales ventajas es la inmediatez.

¿Son doblemente vulnerables estas mujeres víctimas?

Efectivamente, su situación es mucho más vulnerable: se encuentran en un país con una cultura diferente, en el que desconocen los derechos que asisten a las víctimas de violencia, los recursos puestos a su disposición. Algunas de ellas, han vivido completamente aisladas durante el tiempo que están en España. Si a ello le unes el desconocimiento del idioma, el sentimiento de desconcierto e indefensión que puede llegar a tener la mujer extranjera es enorme. Precisamente, el servicio de interpretación telefónica es un medio para reducir este sentimiento de indefensión y para facilitar la comunicación con profesionales que le van a apoyar en todo el proceso.

¿Qué es lo primero que demandan estas mujeres al pedir auxilio?

En ocasiones, estas mujeres llegan a nuestros recursos tras haber intervenido la policía y haberse iniciado un procedimiento judicial por violencia. Otras veces acceden a nuestros recursos por derivación de servicios públicos (sociales, sanitarios...) o privados. Según las circunstancias, pueden necesitar, de manera urgente, un alojamiento inmediato, para ellas y los/as menores a su cargo, que se les proporciona en el Centro de Emergencia. Asimismo, suelen demandar asesoramiento legal, apoyo psicológico, orientación para su inserción laboral, gestión de ayudas económicas, etcétera.

¿Creen que hay muchas mujeres que no dan el paso de pedir ayuda precisamente por un problema con el idioma a priori?

Muchos factores pueden influir: no saber dónde recurrir, creer que van a sufrir perjuicios si acuden a las instituciones públicas (miedo por su situación irregular, temor a perder a su hijos...). Y, por supuesto, el peso de desconocer el idioma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook