25 de octubre de 2020
25.10.2020
La Opinión de Murcia
Educación

"La incidencia del coronavirus en los centros desde el inicio de curso ha sido mínima"

La mayor concentración de trabajo en las capitales de comarca acusa la despoblación en municipios limítrofes

25.10.2020 | 04:00
"La incidencia del coronavirus en los centros desde el inicio de curso ha sido mínima"

Los primeros casos de menores infectados que eran alumnos de algún centro educativo se dieron en las escuelas infantiles precisamente porque fueron los primeros en comenzar (el 1 de septiembre). Las aulas mantienen a grupos estables de convivencia y los centros deben mandar a cuarentena a toda la clase si se registra un positivo, y pese a esto, la patronal de estos negocios asegura que «la incidencia del coronavirus ha sido mínima». La gran mayoría de escuelas infantiles que son cooperativas ofrecen también otras etapas educativas como el segundo ciclo de Educación Infantil más Primaria o Secundaria. «Al final se registran más niños afectados por el virus en otras etapas que en el ciclo de 0 a 3 años», señala Juan Antonio Pedreño, de Ucoerm. Los negocios reconocen que el temor era comprensible en septiembre pero tratan ahora de convencer a los padres para matricular a los hijos.

Frente a la pandemia, están otros factores negativos para estos negocios como la despoblación, las ludotecas o 'madres de día' que ofrecen servicios de conciliación pero no de enseñanza, o la caída de la natalidad, cuya tasa en la Región de Murcia ha perdido casi cuatro puntos desde 2007 a 2019 (de 13,2 a 9,5 nacimientos por cada 100.000 habitantes).

Alonso Sánchez, director del colegio Santa Clara de Mula, también cooperativa, apunta que muchos alumnos de estas cortas edades llegan de localidades próximas como Pliego, Albudeite o Campos del Río porque los puestos laborales están en la 'capital' de la comarca: «Mula es la cabecera de la comarca y las escuelas infantiles funcionan como un centro de proximidad empleado por los padres porque está cerca de su trabajo o su vivienda». Este año han cerrado dos de las cinco guarderías de la localidad muleña, cuyos municipios limítrofes acusan el fenómeno de la despoblación y la bajada en el número de nacimientos. «En nuestro centro hemos conseguido mantenernos estables en cuanto a matriculaciones porque hemos 'recogido' a los menores de otras escuelas que han cerrado».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook