20 de octubre de 2020
20.10.2020
La Opinión de Murcia
Fauna

Decapitan a un flamenco en Mazarrón y arrollan mortalmente a otro en Cartagena

El Seprona de la Guardia Civil investiga si tras las muertes de las dos aves, que forman parte de una especie protegida, hay un delito de maltrato animal

20.10.2020 | 16:15
El ejemplar hallado en el campo en Cartagena, que finalmente ha fallecido.

Un vecino de Mazarrón encontraba en el día de hoy en la zona de Bolnuevo a un flamenco decapitado e inmediatamente daba aviso al Ayuntamiento de la localidad. El hallazgo se produce apenas unos días después de que en Cartagena apareciese otro ejemplar, malherido, que finalmente no pudo sobreponerse a la gravedad de las lesiones y murió en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre El Valle, en Murcia.

En cuanto al primer animal, la persona que lo encontró explicaba a LA OPINIÓN, horas después del hallazgo, que «hace unas semanas llegaron a laguna de la rambla tres flamencos comunes», así como que «parecía que habían escogido ese lugar como su nuevo hogar», algo que celebraron los vecinos de la zona.

Días después «unos pescadores comentaron que habían varios jóvenes tirandoles piedras», prosigue el vecino, que no dio más importancia a la afirmación entonces. No obstante, cuando dejó de ver a los ejemplares, «he ido a ver si estaban por la parte del fondo de la laguna», detalla. «Cuando he ido paseando al perro, me he encontrado con el animal decapitado», rememora el vecino, que inmediatamente contactó con la concejala de Bienestar Animal de Mazarrón, para dar parte de lo que acababa de ver.


Restos del ave encontrada este martes en Bolnuevo.

La edil le comunicó por teléfono que que daría «aviso al Valle para hacerle una necropsia, para ver si ha sido un ataque humano o de un animal».

Desde el Consistorio de Mazarrón confirmaron que el asunto se ha puesto en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil en la Región (Seprona). «Espero que haya sido un animal», prefiere pensar el vecino que halló al ave.

En cuanto al anterior ejemplar hallado, desde la Asociación Geocat Cartagena explican que «sus heridas parecen de disparos y, si se confirma que es así, el Seprona investigará el suceso, ya que el flamenco es una especie protegida».

La citada agrupación destaca que fue el Día de la Hispanidad cuando tuvo conocimiento del hallazgo del animal en medio del monte, en concreto en una localidad perteneciente a Cartagena «donde no había medios para atenderlo», subrayan.

«La familia que lo encontró nos contactó para ver qué se podía hacer por él», apuntan desde el colectivo, al tiempo que añade que fue la propia familia que halló al animal la que lo llevó al Centro de Recuperación de Murcia.

El ave sobrevivió dos días, con los cuidados de los veterinarios, aunque lamentablemente acabó falleciendo en el citado centro.

Cerca de medio centenar de especialistas trabajan en el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil en la Región, departamento que se encargará de dilucidar si tras ambos decesos hay un delito de maltrato animal.

El delito de maltrato animal se encuentra recogido en el Código Penal, que lo define como el hecho de maltratar injustificadamente a los animales, mediante cualquier medio o procedimiento, causándoles lesiones que menoscaben gravemente su salud y está castigado con penas de tres meses y un día a un año de prisión. En la Región, de momento, nadie ha ingresado en la cárcel por maltratar animales.

"Se descarta el disparo"

Esta redacción se puso en contacto con la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente de la Región, que dijo que, en el caso del ejemplar de Cartagena, «se descarta el disparo» como causa del deceso.

«Las lesiones hacen sospechar que pueda tratarse de una colisión (fractura abierta en la epífisis proximal del tarso-metatarso de la pata izquierda así como rozaduras a la misma altura de la pata derecha)», indican.

Del flamenco de Mazarrón aseguraron que aún no tienen datos, aunque informaron de otro caso en San Pedro del Pinatar, recogido «en las dependencias de la Policía Local, tras ser depositado previamente por personal del Centro de Visitantes de las Salinas».

Tenía un cuadro severo de desnutrición y deshidratación así como una fractura abierta antigua y mal osificada en una de las patas. El ave acabó falleciendo el 14 de octubre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook