15 de octubre de 2020
15.10.2020
La Opinión de Murcia
Agricultura

"Si las mujeres rurales se marchan, el pueblo se acaba"

La agricultura Victoria Molina participa este jueves en un encuentro internacional organizado por Fademur para visibilizar la falta de servicios, acceso a la formación o comunicaciones que hay en el mundo rural

14.10.2020 | 21:16
Victoria Molina, presidenta de Fademur Murcia.

«Cuando los políticos vienen a los pueblos o al campo en una visita institucional, no verás a ninguna mujer en las fotos». Las reflexiones de Victoria Molina, empresaria productora de fruta y presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (FADEMUR) Murcia, pivotan entre dos ideas esenciales: la desigualdad de oportunidades de las mujeres en el medio rural y la carencia de servicios públicos que conlleva un agravamiento de la despoblación.

Este jueves se conmemora el Día Internacional de las Mujeres Rurales y, para dar aún más voz a estas trabajadoras, Molina participará en un encuentro televisivo organizado por Fademur, con emisión internacional, y donde participarán distintos países y representantes de entidades como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los ministerios de Agricultura de Portugal e Italia, el Instituto Iberoamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) o la Asociación de Periodistas Agroalimentarios de España (APAE).

Para resumir la situación de las mujeres rurales en la Región, Molina usa una palabra: «Insostenible». Los precarios servicios con los que cuentan los pueblos y pedanías, la falta de comunicación, la brecha digital o la ausencia de medidas para impulsar la formación a mujeres «dificulta que nos podamos desarrollar económica y empresarialmente en el mundo rural». La escasa aplicación de la Ley de titularidad compartida, que ayudaría a que las mujeres accedieran a un régimen de Seguridad Social o ser las titulares de las explotaciones agrarias o ganaderas fue una de las quejas que mostró en un reciente encuentro con el consejero de Agricultura, Antonio Luengo. «Las trabas burocráticas están impidiendo que esta Ley de 2011 llegue al campo». Actualmente las mujeres representan más de un tercio en las explotaciones agrarias familiares, pero en la mayoría figuran como cónyuges en la categoría de 'ayuda familiar', reflejan desde la Consejería.

Las mujeres, en un 57%, son socias de las cooperativas del sector primario y, sin embargo, solo un 4% pertenece a los consejos rectores, según datos de Fademur: «Necesitamos impulsar la Ley de cooperativas para informar y formar a las mujeres para que alcancen cada vez más los puestos directivos». Son taxistas, son cuidadoras, son educadoras, agricultoras, ganaderas y, aun así, la conciliación de la vida familiar y laborar «lastra a todas las mujeres del campo», lamenta la agricultora de Cieza. «Cuando más trabajamos las mujeres rurales es cuando más invisibles nos volvemos».

Durante la pandemia, señala, el papel de la mujer en el mundo rural ha sido crucial y sin ellas «todo lo que rodea a un pueblo se acabaría».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook