11 de octubre de 2020
11.10.2020
La Opinión de Murcia
Medio ambiente

"El Mar Menor no es un contenedor de basura ni una balsa de residuos"

El movimiento Banderas Negras se concentra en el que denominan "el canal letal" que lleva las aguas contaminadas hasta la laguna salada

11.10.2020 | 04:00

Lo llaman «el canal letal» y tienen claro que está integrados en la red de drenaje agrícola y «conduce aguas contaminadas, especialmente con nitratos agrícolas y ganaderos, desde la implantación de la agricultura de regadío intensivo en tiempos del trasvase».

De esta manera, «sus continuos aportes de vertidos al Mar Menor, así como los de otros canales, durante 40 años han sido una de las principal causa del deterioro y muerte de la laguna y de su ecosistema», dado que «estos canales son verdaderos ríos letales», tienen claro.

«En este caso, desemboca por Bahía Bella Marina del Carmolí, zona protegida por la Red Natura 2000, al Mar Menor», destacan.

Así se expresan desde el movimiento ciudadano Banderas Negras, que organizaba este sábado una nueva acción reivindicativa en el municipio de Los Alcázares, a pie del citado «canal letal».

Los participantes, alrededor de medio centenar, volvieron a pedir «que las autoridades competentes se dejen ya de palabras y pasen a la acción real por el vertido cero», puesto que «no podemos seguir consintiendo que se trate al Mar Menor como una balsa para recoger residuos». «El Mar Menor no es un contenedor de basura», remarcaron.

'Armados' con pancartas y ataudes de cartón, como una metáfora de la muerte de la laguna, los presentes hicieron hincapié en la necesidad de abordar «la eliminación de nitratos y otros contaminantes y la apuesta por una agricultura sostenible y compatible con el medio ambiente».

También instaron a los gobernantes a que se tomen en serio «la recuperación de ramblas y cauces naturales ocupados actualmente por la agricultura y por urbanizaciones y campos de golf». Y es que «esta usurpación es la causa de que muchas personas sufran constantemente la inundación de sus casas y el peligro de sus bienes y vidas», sostienen.

Sugieren «que se haga un balance realista y serio sobre si realmente a la sociedad murciana le conviene económicamente hablando poner en riesgo tanto, por mantener la lechuga», y más pudiendo llevar a cabo «un estudio serio sobre cultivos alternativos sostenibles y rentables».

Hoy y mañana tienen previsto hacer más actos, en esta ocasión en Villananitos, «epicentro de la expresión del desastre ecológico» que tanto les duele.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook