05 de octubre de 2020
05.10.2020
La Opinión de Murcia
Crisis covid-19

La llegada del frío pone a temblar a los bares de la Región de Murcia

Con restricciones al aforo en el interior, la Región cuenta con la ventaja, afirman desde Hostemur, de que las bajas temperaturas no llegan hasta noviembre: "Tenemos mes y medio para aprovechar"

05.10.2020 | 04:00
A los restaurantes de Murcia les queda como mucho "mes y medio" para aprovechar el buen tiempo.

Piden a los ayuntamientos que sean "tolerantes" a la hora de permitir la colocación de calefactores.

Si el verano, con el buen tiempo que invita a sentarse en una terraza, ha sido catastrófico para los bares y restaurantes de la Región debido a las restricciones sanitarias para hacer frente a la pandemia de covid-19, los hosteleros no quieren ni pensar en qué pasará cuando bajen las temperaturas.

«En Murcia tenemos la ventaja con respecto al norte de España de que el frío no llega hasta el mes de noviembre. Tenemos mes y medio para aprovechar», afirma Jesús Jiménez, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la Región de Murcia (Hostemur).

Jiménez ya está en conversaciones con las diferentes administraciones locales para intentar que sean «tolerantes con los elementos para combatir el frío», como son los protectores móviles, calefactores y estufas, ya que son los ayuntamientos los que han de dar permiso a los locales para colocarlos. Con restricciones al aforo en el interior de los establecimientos, se hace esencial para la supervivencia del sector en otoño e invierno que sus clientes sigan llenando las terrazas, aunque el tiempo no acompañe.

Hostemur también ha pedido que se corten calles para ampliar las terrazas y que los bares pequeños, que no cuentan con servicio en el exterior, tengan la posibilidad de servir fuera. Para Jiménez, esta medida es especialmente «factible» en ayuntamientos pequeños, y señala que municipios como Archena o Cehegín lo hicieron este verano con mucho éxito.

Otro ejemplo a seguir para Hostemur está en Nueva York. La iniciativa 'Open Restaurants' ha permitido que más de diez mil establecimientos puedan servir a sus clientes en terrazas instaladas en las aceras y calzadas, salvando así unos 90.000 empleos. Además, se ha cambiado la imagen de las calles con decoraciones de carpintería, luces y plantas para hacer más agradable la estancia de los comensales.

En este sentido, los hosteleros murcianos denuncian precisamente que uno de los hándicaps con los que se están encontrando es que «las terrazas no se están aprovechando lo que deberían». Para el presidente de Hostemur, la situación que se está viviendo con la pandemia exige de «imaginación» para adoptar soluciones que permitan a los autónomos del sector poder trabajar. «Si no somos flexibles, la mitad de establecimientos desaparecerán», advierte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook