25 de septiembre de 2020
25.09.2020
La Opinión de Murcia
Lorca

El cónsul de Ecuador en Murcia: "Somos cariñosos y a veces la gente olvida que no puede tocarse"

Miguel Ángel Macías explica que las condiciones de los extranjeros que conviven en pisos con gente de diferentes nacionalidades "donde uno sale a trabajar a un lugar y otro a otro" pueden influir en el aumento de contagios

25.09.2020 | 13:53
El cónsul de Ecuador, en una reunión con el equipo de Gobierno de Lorca.

El cónsul de Ecuador en Murcia, Miguel Ángel Macías, ha reconocido este viernes en Lorca que la mayor parte de contagios de coronavirus entre la comunidad ecuatoriana en la ciudad se producen en la vida privada y no en la laboral, y lo atribuye a que "somos cariñosos y a veces la gente olvida que no puede tocarse".

Macías ha sido convocado por tercera vez en un mes por el alcalde de Lorca, Diego José Mateos, ante la gravedad de la crisis sanitaria que mantiene al casco urbano en la fase 1 del confinamiento, dado que un porcentaje importante de los infectados son ciudadanos de origen latino y la ecuatoriana es la colonia más numerosa.

Preguntado por la causa de ese elevado porcentaje de contagios entre la comunidad de su país, Macías ha dicho que los ecuatorianos son "gente amable y cálida, somos más cariñosos, nos gusta tocar y besar, es como nos saludamos. A veces la gente se olvida (del coronavirus), se da la mano y conversa".

Las condiciones de vida de los extranjeros que "conviven en pisos con personas de diferentes nacionalidades, a veces bastante gente" también han sido puestas sobre la mesa por Macías, que ha dicho que en esas viviendas "donde uno sale a trabajar a un lugar y otro a otro" pueden influir en el aumento de contagios.

El agente diplomático ha confirmado que en el municipio la transmisión del virus se ha producido de forma mayoritaria en entornos domésticos o sociales, en el ámbito personal de los ciudadanos y no en el laboral.

Gran parte de la comunidad latinoamericana de Lorca trabaja en el sector primario y Macías ha defendido "los sistemas sanitarios y los protocolos de seguridad" de las empresas, "que son extremadamente buenos para que no se den los contagios en el trabajo".

Personal del consulado ha "verificado" esas condiciones de seguridad laboral a través de visitas a varias empresas, ha dicho el cónsul ecuatoriano, que ha anunciado que en colaboración con el ayuntamiento se redoblará la información por todos los canales disponibles para que las normas sanitarias lleguen a todos los ciudadanos de Ecuador residentes en el municipio.

Mensajes en redes sociales y a través de aplicaciones de telefonía móvil, en emisoras de radio de la ciudad dirigidas al público ecuatoriano, comunicaciones a través de los líderes de asociaciones de ecuatorianos de la ciudad son solo algunos de los vehículos utilizados para que nadie se quede sin acceder a la información sobre la prevención del coronavirus y conozca el modo de actuar en caso de contagio.

El alcalde ha agradecido a Macías la colaboración del consulado con el ayuntamiento ante una situación de "preocupación por la salud" de la comunidad ecuatoriana, que ha considerado "muy arraigada" en la ciudad.

Mateos también se ha mostrado preocupado por la afectación social y económica de la crisis del coronavirus en este colectivo de extranjeros y ha anunciado que se van a "intensificar y redoblar los esfuerzos para hacer llegar todos los mensajes" a esa parte de la población.

Se ha referido a la información sobre la enfermedad y también a la información sobre todo el sistema de asistencia social a personas afectadas por la enfermedad que tienen que guardar la cuarentena, y a las que los servicios sociales municipales pueden hacer llegar alimentos, medicamentos y asumir, llegado el caso, el pago de suministros durante su aislamiento.

El alcalde ha insistido en la responsabilidad individual de todos para doblegar la curva de contagios y ha dicho que cada ciudadano "tiene en un mano una tijera para cortar la transmisión de virus" en la localidad.

En Lorca la comunidad ecuatoriana, de unas 4.400 personas, es la segunda colonia extranjera más numerosa tras la marroquí y supone el 4,7 por ciento de los 94.404 habitantes del padrón de la localidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook