18 de septiembre de 2020
18.09.2020
La Opinión de Murcia
Quejas

Guardias civiles denuncian malas condiciones en la custodia de migrantes en cuarentena en Moratalla

Agentes que ejercen su labor en el hotel Cenajo se quejan, entre otras cosas, de que no se les proporciona agua ni alimentos, que tienen que llevar ellos mismos

18.09.2020 | 19:23
Guardias civiles denuncian malas condiciones en la custodia de migrantes en cuarentena en Moratalla

Guardias civiles han denunciado falta de recursos materiales y malas condiciones de trabajo en la custodia de migrantes en situación irregular que por haber tenido contacto estrecho con contagiados de coronavirus en patera guardan cuarentena en el hotel Cenajo, en la localidad murciana de Moratalla.

Según han denunciado a Efe efectivos destinados a la custodia de esos inmigrantes, las condiciones en las que se están viendo obligados a trabajar son insostenibles, puesto que llevan a cabo turnos de 10 horas en los que no disponen de dependencias básicas como aseos o espacios techados o con sombra.

Aseguran también que no se les proporciona agua ni alimentos, que tienen que llevar ellos mismos, ni elementos básicos de descanso, como sillas, lo que merma sus capacidades de vigilancia y control de los accesos para evitar que los migrantes abandonen el lugar.

Sin embargo, fuentes oficiales del cuerpo han asegurado a Efe que aunque al comenzar al inicio del verano las primeras llegadas de migrantes hubo carencias logísticas, ya están solventadas y en la actualidad los agentes de servicio disponen de una zona de descanso habilitada y de un cuarto de baño.

Desde la Oficina de Relaciones Informativas y Sociales de la Guardia Civil han dicho no tener constancia de esta situación y han recordado que cualquier necesidad de los agentes debe ser comunicada a las comandancias por las vías reglamentarias.

Fuentes del cuerpo han recordado también que este no es un servicio ordinario del instituto armado, sino que se está prestando de manera eventual dadas las especiales circunstancias de la crisis sociosanitaria, y que se están manteniendo las medidas de seguridad frente al coronavirus, al tiempo que han asegurado que las carencias logísticas detectadas tras la llegada de los primeros.

Según los denunciantes, este viernes permanecen unos 40 migrantes que llegaron a las costas de Murcia a bordo de pateras y fueron alojados el pasado 6 de septiembre, fecha desde la que "están cada vez más nerviosos y alterados" y las peleas y conductas agresivas son frecuentes y van en aumento a medida que pasan los días.

Está previsto que este fin de semana lleguen más personas a esas instalaciones procedentes de la última oleada de pateras, que ha dejado en la región 272 migrantes de 19 embarcaciones y que están a la espera de los resultados de las pruebas PCR.

Los agentes temen que la situación se complique cuando lleguen y advierten de la posibilidad de fugas, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, puesto que los alojados se sienten amenazados y no están seguros de si están o no detenidos, motivo por el que tratan de escapar.

A finales del pasado julio, la Policía Nacional denunció también carencias en la custodia de quienes llegan en patera a las costas murcianas y exigieron la puesta en marcha de un centro de atención temporal de extranjeros en Cartagena para su vigilancia y control.

En aquel momento, el sindicato policial Jupol advertía del "abandono" de los migrantes y de las "condiciones lamentables" en las que los agentes se veían obligados a trabajar, puesto que carecían de medidas de protección y de recursos humanos, lo que ponía en riesgo incluso su integridad física.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook