16 de septiembre de 2020
16.09.2020
La Opinión de Murcia
Mundo Cooperativo

Cobuco, comprometidos con el desarrollo sostenible y la producción de calidad

Los 1.200 socios de la cooperativa cultivan albaricoque, melocotón y almendra y cuentan además con un almacén de suministros y estación de carburantes

16.09.2020 | 04:00
Cobuco, comprometidos con el desarrollo sostenible y la producción de calidad

La cooperativa agraria Cobuco se encuentra situada en el municipio de Bullas y cuenta con socios de diferentes zonas de la Región (Bullas, Cehegín, Mula, Caravaca). Fue creada en 1989 tras la unión de las agrupaciones Cobuco y Fruseco, con el objetivo inicial de la comercialización conjunta de la producción de albaricoque de los 11 primeros socios.

En la actualidad, tras 30 años trabajando de forma cooperativa, la empresa suma más de 1200 socios y está reconocida como organización de productores en la categoría de frutas y hortalizas (OPFH) y cuenta con una cerca de 4500 hectáreas de almendro, 500 de albaricoqueros y 150 de melocotoneros, repartidas por distintos pueblos de la Región de Murcia, situándose la mayoría de las explotaciones agrícolas en Bullas.

En sus instalaciones, situadas en una parcela de 77.000 m2, se puede apreciar el crecimiento y la apuesta continua por el crecimiento de la cooperativa, que cuenta con una tienda de suministros y diferentes surtidores de gasóleo, así como una moderna área de oficinas, diferentes naves y una fábrica de cremogenado.

Los socios de Cobuco están dedicados al cultivo de albaricoque, tanto búlida murciano y diferentes variedades francesas, y melocotones de distintas variedades como Catherina, Carson, Andros, Sudanell, Tirrenias, Baby Gold y Transvalia.

Asimismo producen desde 1998 cremogenados o puré de fruta transformando el albaricoque para destinarlo a la elaboración de zumos, néctares, mermeladas, compotas, cremas de frutas, yogures con fruta o helados.

Por último, Cobuco cuenta con más de 4.500 hectáreas de almendro repartidas por distintas zonas de la Región que producen alrededor de 4.000 toneladas en cáscara y de las que aproximadamente el 30% de estas hectáreas son de agricultura ecológica. Las variedades de almendra que produce la cooperativa son desmayo, marcona, garrigues, atocha, ferragnès, ferraduel y guara.

Producción sostenible

Uno de los pilares de la filosofía de Cobuco es su compromiso con el medio ambiente y la producción sostenible. Así, forma parte del pacto social regional por el medio ambiente y, como explican desde la empresa, «queremos fomentar prácticas de cultivo y técnicas de producción y de gestión de los residuos respetuosos con el medio ambiente, en especial para proteger la calidad de las aguas, del suelo y del paisaje y para preservar y/o potenciar la biodiversidad». «En Cobuco nos definimos como un Cooperativa de Agricultores al servicio de sus clientes y trabajadores», explican desde la empresa.

«Nos encontramos inmersos en un mercado cada vez más globalizado y competitivo y por esta razón en nuestra gestión empresarial siempre están presentes varios objetivos que consideramos fundamentales, como el hecho de que algunas de nuestras actividades de producción pueden tener impacto en el medio ambiente, por lo que llevamos a cabo una política con la que intentamos prevenir la contaminación».

Así, desde Cobuco analizan todos los procesos para «promover las medidas a nuestro alcance que nos ayuden a minimizar los impactos que generamos, comprometiéndonos de este modo con la prevención de la contaminación ambiental».

En este sentido, entre los objetivos que la cooperativa se marca para cumplir rigurosamente su política de calidad, medio ambiente y prevención de riesgos se encuentra el desarrollo de productos y servicios en función de las expectativas y satisfacción de los clientes, realizando una mejora continua en los procesos de trabajo.

Asimismo, apuestan por la cultura del desarrollo sostenible en sus pautas de producción y consumo, «consiguiendo de esta forma aumentar la sensibilización e impulsar la ecoeficiencia, la ecoinnovación y la responsabilidad ambiental», remarcan desde Cobuco.

Junto a ello, trabajan para proteger tanto a socios como a trabajadores, «centrándonos de manera especial en la prevención de los riesgos contra la salud, la seguridad y el medio ambiente», explican desde la cooperativa.

Además, en Cobuco siguen desarrollando sus formas de trabajo para adaptarse a las demandas del mercado, con productos agrícolas vegetales transformados destinados a la alimentación humana de acuerdo a las Certificaciones Halal y kosher, «pudiendo con ello cumplir con las expectativas y satisfacción de nuestros consumidores y clientes».

Asimismo, en la cooperativa de Bullas trabajan a diario para prevenir la contaminación mediante la aplicación de medidas organizativas y constructivas que sean «adecuadas y viables, dentro del marco de su competencia y de sus recursos», implicando en ellas a todos los miembros de la organización en el desarrollo y mejora de dicho sistema de calidad y medioambiente.

Calidad, seguridad y buen trato

Pero si por algo destaca el trabajo de Cobuco, aseguran desde la cooperativa, es por seguir cada año comprometidos con la calidad de sus productos, procesos y servicios, así como fomentar la buena relación con clientes y proveedores.

«En Cobuco cumplimos de manera estricta con todos los requisitos del sistema de gestión de calidad y ambiental, así como la legislación, y reglamentación aplicable, incorporando en todos los procesos las medidas necesarias para la prevención de riesgos laborales, convencidos de que la seguridad e higiene de los trabajadores repercute directamente en la calidad de nuestros productos».

Con todo ello, en Cobuco inciden también en la continua cualificación y satisfacción de su personal e impulsando la participación activa la mejora continua, «factor que consideramos un valor estratégico de competitividad para la Cooperativa».

Asimismo, todos los productos de la cooperativa cuentan con las certificaciones de calidad y protocolos de seguridad más importantes del mercado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook