13 de septiembre de 2020
13.09.2020
La Opinión de Murcia
Investigación

Los alumnos de la Escuela Taurina no denunciaron para no frustrar su carrera

Las decena de víctimas de abusos sexuales guardaron silencio por temor a no ser creídos y por su corta edad

12.09.2020 | 18:41
Los alumnos de la Escuela Taurina no denunciaron para no frustrar su carrera
Los alumnos de la Escuela Taurina no denunciaron para no frustrar su carrera

La decena de alumnos de la Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia no denunciaron los abusos sexuales de los que presuntamente fueron víctimas y por los que el profesor del centro, J.M.O., permanece en prisión desde este miércoles, por vergüenza y por temor a que se pudieran tomar represalias contra ellos y ver frustrada su ilusión de ser toreros.

Así se recoge en las actas de sus declaraciones a la Policía Nacional, en las que también manifestaron que guardaron silencio por temor a no ser creídos y porque por su corta edad, en algún caso, solo once años, no le dieron la importancia que realmente tenía al comportamiento de aquel.

Los alumnos -seis chicas y cuatro chicos- declararon también que, ante los tocamientos y las agresiones sexuales presuntamente realizadas por el profesor, quedaron en un estado de shock y algunos de ellos han tenido que someterse a tratamiento psicológico o psiquiátrico para superar esa vivencia.

Los declarantes han coincidido en indicar a la Policía Nacional que J.M.O., supuestamente, hacía todo lo posible por ganarse la confianza de sus padres, hasta el punto de que estos, en algunos casos, daban mayor credibilidad a lo que éste les decía que a lo que ellos les referían.

Han coincidido en indicar que, mientras en las clases prácticas, a los chicos corregía su posición al dar los pases sin tocarlos, en el caso de las chicas se acercaba a las mismas por detrás para hacerles tocamientos en las nalgas y en los pechos.

También han revelado que a estas les tomaba las pulsaciones no en la muñeca, sino en el pecho, lo que aprovechaba, presuntamente, para hacerles tocamientos en esa zona. Una de las víctimas ha manifestado igualmente que las sometió a sesiones fotográficas en las que habrían sido obligadas a posar desnudas o con un mínimo de ropa.

Los alumnos han señalado también que si accedían a los requerimientos sexuales del detenido era por miedo a que en caso contrario se vengara de ellos y no los seleccionara para tomar parte en las clases prácticas en público y en otro festejos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook