Un bebé de un año, alumno del Centro de Atención a la Infancia (CAI) Ángel de la Guarda de la urbanización Nueva Cartagena, ha dado positivo en covid-19 y ha obligado a poner en cuarentena a once compañeros y dos educadoras de una clase del centro. El bebé, que estuvo en contacto el pasado sábado con un familiar que también ha resultado contagiado, estuvo el lunes en la guardería y ayer los padres avisaron al centro del resultado de la prueba PCR.

Salud Pública ha tomado precauciones y ha pedido que la clase en la que estuvo este bebé el pasado lunes se ponga en cuarentena. Los técnicos de este departamento sí han informado al centro de que, por las circunstancias en las que estuvo el menor, no creen que pueda haber más contagios pero por precaución han recomendado el aislamiento domiciliario. La directora del CAI, María José Costa, ha señalado a esta redacción que el resto de aulas del centro seguirán atendiendo a los menores con normalidad, siguiendo las indicaciones de Salud Pública.

La dirección del centro se puso en contacto con los padres de los 11 menores que ahora están en cuarentena para que los recogieran del centro. La directora ha agradecido la colaboración y el entendimiento que han mostrado los padres: «Abrimos el pasado 1 de septiembre y al final nos ha tocado a nosotros. Los padres nos han informado que llevarán a sus hijos al pediatra para que determinen si es necesario realizarles una prueba PCR».

Tanto Salud Pública como la concejalía de Educación del Ayuntamiento de Cartagena han estado en permanente contacto con el centro, de titularidad pública, para conocer la situación y remarcar los protocolos que se deben seguir. El menor estuvo el lunes menos de una hora en la guardería en brazos de una de las cuidadoras.

A este caso de un bebé contagiado en esta guardería en Cartagena se ha sumado este jueves también el aislamiento de una clase de niños de uno a dos años en la guardería Snoopy de la misma localidad, donde el familiar de uno de los alumnos dio positivo en covid-19 y de inmediato ha sido comunicado al centro. La situación es muy similar al del primer positivo. El menor asistió el lunes por primera vez al centro aunque este llevaba abierto desde el 1 de septiembre. El bebé no pasó ni una hora en el centro hasta que se confirmó que la familia era contacto estrecho de una persona contagiada. No fue hasta ayer cuando se conoció el resultado de la PCR y un familiar finalmente dio positivo. La dirección del centro ha formado de inmediato un 'grupo burbuja' y ha aislado dentro del centro a los 7 compañeros del menor y a su educadora. Todos ellos ya están en su casa en cuarentena.