La hostelería deberá seguir reduciendo su espacio para atender a los clientes. Ahora, estos locales deberán suprimir el servicio en barra y ventana en la Región de Murcia y sólo podrán atender a los clientes que ocupen una mesa. Esta es una de las nuevas medidas que ha adoptado este jueves la Comisión de Seguimiento Covid del Gobierno regional y que anunció ayer el consejero de Salud, Manuel Villegas, tras el Consejo de Gobierno.

La norma se redactó ayer mismo a contrarreloj con el objetivo de publicarla de forma urgente en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (Borm) y que entre en vigor de forma inmediata, ya que las autoridades sanitarias consideran que el servicio en barra supone un mayor riesgo de transmisión del virus.

Estas nuevas normas se ponen en marcha para intentar frenar el avance de los contagios, ya que en las últimas 24 horas se han confirmado 430 nuevos positivos en la Región. De ellos, 109 corresponden al municipio de Murcia, 62 a Lorca, 33 a Cartagena y 28 a Jumilla. El resto están repartidos por otras localidades.

Villegas cree que la implicación de los ayuntamientos en este momento resulta «fundamental», principalmente por su labor con la población más desfavorecida. Y ha informado que los municipios que más preocupan en estos momentos son Fuente Álamo, Jumilla, Lorquí, Lorca, Totana y Mula, así como varias zonas de Murcia.

Respecto a Lorca ha reconocido que las limitaciones que se pusieron en marcha hace dos semanas están comenzando a dar sus frutos y se percibe una «ralentización» de los contagios que esperan que se refuerce la próxima semana. Sin embargo, el Ejecutivo no descarta seguir tomando medidas si los contagios continúan creciendo, ya que «nos vamos adaptando a la situación cambiante de la pandemia», afirma el responsable de la Consejería. Quien a su vez recuerda que hasta el próximo mes de diciembre tienen previsto invertir unos 10 millones de euros para la realización de pruebas PCR a la población.

Otra de las decisiones que adoptó ayer el Gobierno regional es que la pedanía caravaqueña de Archivel dé un paso atrás y vuelva a una fase 1 de confinamiento flexibilizada. Esta fase 1 será igual que la que vivió el municipio de Totana, por lo que se limitará la movilidad en todo su territorio.

La decisión se toma después de que la Consejería de Salud haya detectado 22 casos positivos entre una población de algo más de 1.200 vecinos. Estos casos estarían relacionados con dos brotes, uno de ellos originado en la celebración de una barbacoa entre jóvenes. Uno de los afectados se encuentra hospitalizado en estado grave en la UCI.

Villegas reconoce que las fiestas en casas privadas y propiedades en el campo «son un riesgo» y se han convertido en un foco de contagio importante, por lo que pide a la población que reduzcan las reuniones sociales y los encuentros familiares y de amigos. En estas situaciones se relajan las medidas de seguridad y no se utiliza la mascarilla, lo que aumenta el riesgo, principalmente si hay casos asintomáticos que no se conocen.

Hasta el momento, el 40 por ciento de los casos confirmados positivos en Covid en la Región de Murcia no presentan síntomas, por lo que la posibilidad de contagio es más alta.

Hostemur acusa al Ejecutivo de «dar palos de ciego»

Las nuevas medidas para la hostelería no han sentado nada bien al sector y desde la patronal murciana Hostermur, que hace unos días llegaban incluso a pedir la dimisión del consejero, se quejaban ayer de lo que consideran «una nueva improvisación del Gobierno regional ante la pandemia de la covid-19». Los afectados afirman que «lejos de tomar medidas que sirvan de algo, va dando palos de ciego que son los clavos del ataúd de un sector con más de 35.000 trabajadores y una contribución al PIB regional de casi el 12 por ciento».

Así de rotundo se muestra el presidente de Hostemur, Jesús Jiménez, quien critica que se vuelvan a anunciar medidas «que no se han consensuado con el sector», al tiempo que asegura que «de nuevo son unas pautas improvisadas y que no responden a la lógica». La patronal hostelera se queja de que «está demostrado que los brotes se están dando en reuniones privadas y en residencias».