27 de agosto de 2020
27.08.2020
La Opinión de Murcia
Responsabilidad Social Empresarial

La responsabilidad social corporativa cobra peso en la recuperación post Covid de las empresas

27.08.2020 | 04:00
La responsabilidad social corporativa cobra peso en la recuperación post Covid de las empresas

La crisis sanitaria causada por la pandemia que ha provocado la Covid-19 está teniendo repercusiones a todos los niveles. La actividad empresarial se está viendo afectada por los cierres obligatorios, los cambios en las normativas y, también, en los hábitos de consumo de las personas.

Pero, como apuntan desde Dun & Bradstreet, las personas, y las empresas, han superado todas las crisis a las que se han enfrentado a lo largo de la historia y han logrado cosas extraordinarias. La responsabilidad social corporativa será importante para la recuperación empresarial post Covid.

Los tiempos han cambiado, y la forma de vida actual no es la misma que hace 50 años. Los avances que se han producido, tanto en la sanidad, higiene y sobre todo tecnológicamente (vivimos en un mundo cada vez más digitalizado) nos hace partir de mejores premisas que en anteriores pandemias. Las empresas deben estar atentas para aplicar las medidas necesarias.

En el contexto actual las empresas son más vulnerables a una serie de riesgos que no dependen directamente de su modelo de negocio, sino de la coyuntura general, por lo que resulta más complicada su gestión. Conocer estos riesgos no financieros, o riesgos ESG (ambientales, sociales y de gobernanza) e integrarlos en su dinámica de funcionamiento será básico para tener una mayor resiliencia y remontar estas difíciles circunstancias.

Sobre las vulnerabilidades propias del modelo de negocio, destaca el 54% que obtiene el acceso al mercado (comercialización y venta de productos o servicios), en gran medida ocasionada por la situación actual. Lo mismo ocurre con la salud y bienestar de los trabajadores (51%), o los sistemas de identificación y gestión de riesgos corporativos (49%), que, aunque temas internos, se ven agravados por la crisis sanitaria que vivimos.

Las brechas socioeconómicas, políticas y culturales en la sociedad española posiblemente se hagan más profundas. Se habla de brecha generacional, de desigualdades económicas entre clases, de la dualidad del mundo rural y el urbano, de las diferencias por género o de la situación de vulnerabilidad de determinados colectivos, como las personas con discapacidad, por ejemplo.

La singularidad económica del país y el desempleo estructural también experimentarán este efecto, más considerando que algunos de los sectores clave para la economía del país, especialmente el turismo, verán su actividad significativamente repercutida.

Aunque el cambio de las expectativas ciudadanas sobre el papel que deben asumir gobiernos y empresas en este tipo de crisis puede impulsar una transición energética que sirva para prevenir el cambio climático. Las empresas sostenibles tendrán mayor resiliencia a largo plazo y se favorecerá la colaboración público-privada en estos temas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook