Cerca del 70 por ciento de los autónomos murcianos tendría serias dificultades para mantener su actividad si se ordena un nuevo confinamiento y el 20 por ciento asegura que significaría el cierre definitivo de su negocio; son algunas de las conclusiones que se desprenden del quinto barómetro 'Situación de los autónomos' publicado ayer por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que ha explicado a este diario que todas las comunidades autómomas presentan porcentajes similares a la media nacional.

Según ATA, con los nuevos contagios de covid-19 en España, el pesimismo en las perspectivas económicas se refleja en las respuestas. De hecho, el porcentaje de los trabajadores por cuenta propia que consideran que tendrían que bajar la persiana ha subido cuatro puntos con respecto al anterior barómetro.

«Estamos en una situación de emergencia, donde lanzamos un SOS al Gobierno. Es necesario implementar medidas ya que salven actividades de autónomos, sus empresas y los empleos que generan», ha asegurado Lorenzo Amor, presidente de ATA. «Cada día que pasa se va deteriorando más la economía de la mayoría de los autónomos. Así lo hemos visto en las respuestas dadas por los autónomos en este barómetro. Incluso empeoran los datos desde el mes de abril, añade Amor. «Volvemos a estar en una situación extraordinaria que necesita de medidas extraordinarias», ha remarcado el presidente de ATA.

Del barómetro se desprende que casi el 80% de los autónomos han visto cómo la facturación de su negocio se ha reducido respecto al año anterior, mientras que uno de cada diez asegura que se ha mantenido y casi un 5% considera que incluso ha aumentado.

No obstante, según ATA, «mucho más complicada está siendo la situación para un 14,24% de los autónomos que no están ingresando nada». Por otra parte, de los que han reducido sus ingresos, un 57% ha visto reducida su facturación en un 60% o más en comparación con el año pasado, mientras que para tres de cada cuatro autónomos su facturación ha caído en un 40% o más.

Cese de actividad

El estudio también resalta que la morosidad sigue siendo uno de los principales problemas de los trabajadores por cuenta propia; de hecho, según el barómetro, uno de cada tres autónomos dice que la sufre. ATA ha apuntado además que se ha constatado «el fracaso de la prestación de cese de actividad que se podía solicitar desde el 1 de julio». «Es una prestación que no tiene que ver con el contexto real que viven los autónomos. Solo un 5% de los autónomos la ha solicitado y apenas a un 4% del total se la han concedido (se le concede al 79% de ese 5%), principalmente por no poder acreditar el periodo mínimo de cotización», explica la Federación.

Además, por estar en pluriactividad se le ha denegado al 10,8% y por haber estado de baja, por ejemplo por paternidad o maternidad, con la que no es compatible, al 5,4%. «El fracaso de esta prestación se hace aún más patente al preguntarle a los autónomos si consideran fundamental el cobro de cualquier medida de cese de actividad (ordinaria o extraordinaria) para la continuidad de su negocio», se resalta en el barómetro.

De cara a cierre de año, una gran parte de los encuestados considera que su negocio va a disminuir su facturación en más de un 87%, mientras que un 6,9% cree que se va a mantener y solo el 1,7% considera que a final de año habrá facturado más que en 2019.

Respecto a sus empleados, el 47% de los autónomos cree que mantendrán el empleo de todas las personas que trabajan junto a ellos, pero un 29,7% considera que tendrá que disminuir su plantilla y un 0,7% que tendrá que ampliarla. Sin embargo, un 22,6% no sabe qué va a suceder con sus trabajadores durante este año.