30 de julio de 2020
30.07.2020
La Opinión de Murcia
Crisis migratoria

Alojan en un pabellón de Cartagena a un centenar de inmigrantes en cuarentena

Vélez subraya que "sufrimos una avalancha migratoria" y sobre los fugados apunta que "muchos vuelven cuando la Policía les requiere que lo hagan, porque entienden que huir no es la solución"

29.07.2020 | 23:22
Un centenar de migrantes fueron trasladados anoche a un pabellón de Cabezo Beaza.

Villegas llama a la unidad y anuncia que hay ya 30 argelinos en una residencia de la Politécnica

El delegado del Gobierno en Murcia, José Vélez, dijo ayer que «con el consejero de Salud, Manuel Villegas, he hablado de manera continua, y ambos hemos tenido contacto con el presidente de Cruz Roja» acerca de inmigración, por lo que aseguró que le sorprende «la estrategia política del PP y el Gobierno regional» en esta misma materia. Horas después, el propio Villegas apelaba a la «unidad» para gestionar la inmigración, mientras que, en Cartagena, voluntarios de Cruz Roja acondicionaban el pabellón de Cabezo Beaza para albergar en sus instalaciones a un centenar de africanos, de los que se hace cargo Salud, que han de guardar cuarentena por haber estado en contacto con infectados de coronavirus. Es solo uno de los espacios habilitados a tal fin, pues, manifestó Villegas, hay otros 30 argelinos instalados ya en una residencia de la Universidad Politécnica de Cartagena.

Desde el viernes, a las costas de la Región han llegado 418 inmigrantes en patera. De ellos, 34 están infectados con el virus y, aunque son asintomáticos, están ingresados en un hospital: dos en el Santa Lucía y el resto en el Virgen de Caridad, ambos en Cartagena.

Tras una jornada, la del martes, en la que la Delegación y la Consejería de Salud coincidían en que el ocuparse de los africanos era asunto del otro departamento, tanto Vélez como Villegas comparecían ayer con un mensaje de tender la mano entre administraciones. El primero daba una rueda de prensa en la sede de su organismo para remarcar que era Salud la que tiene que dar «solución habitacional» a los inmigrantes que han de guardar cuarentena. Mientras, resaltó, ellos trabajan para que en Cartagena haya un lugar «digno» donde tener a estas personas, aseguró. «Hay un protocolo al que hay que ceñirse, no hay más discusión al respecto», manifestó, en referencia al documento del Ministerio de Migraciones, emitido este fin de semana, en el que se fijaba en las comunidades autónomas la competencia para hacerse cargo de inmigrantes con covid o que han estar aislados, por haber viajado en la misma patera que un contagiado.

Las carpas del puerto son «instalaciones provisionales». «Hay que entender que estamos sufriendo una avalancha migratoria, nunca hemos tenido tantos en tan poco tiempo», reconoció Vélez.

Subrayó que un CATE «facilitaría mucho» el asunto y reiteró, como días atrás, que «Quino Segado (PP) renunció a tener uno».

Agradeció el delegado la labor de «personas que, en vez de estar en politiqueos baratos, están trabajando muchísimo y con ahínco para que las cosas salgan bien», como los profesionales de Salvamento Marítimo, Policía Nacional y Guardia Civil, entre otros.

En su opinión, «es muy triste que haya personas que no lo den todo para pensar en la salud de las personas», en referencia a «políticos que están pensando exclusivamente en los votos».

«Ya está bien de juego político, solo demuestran que están en juego sucio y no en solucionar los problemas. Por cierto, sus problemas, porque las competencias las tienen ellos», declaró el delegado.

Sobre la resolución del TSJ de Murcia que indica que es Delegación la que ha de buscar sitio a los inmigrantes, Vélez apuntó que se refiere a extranjeros que ya fueron acogidos por oenegés.

Preguntado por cómo fue el motín que acabó en fuga (más de 80 personas se escaparon de Escombreras el martes por la noche y una decena de ellas permanecen en paradero desconocido), el delegado del Gobierno alegó que «cuando tienes que seguir manteniendo en aquella zona, en la situación que se está, lógicamente no tienen todo lo que es de desear para mantener una cuarentena: al final hay personas que se ponen nerviosas y quieren salir de ahí, y lo intentan», hasta que «sale muchísima gente corriendo».

«Muchos vuelven cuando la Policía les requiere que lo hagan, porque entienden que no es la solución», aseguró, al tiempo que recordó que los argelinos «no conocen el idioma ni saben qué va a pasar» una vez llegan a España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook