26 de julio de 2020
26.07.2020
La Opinión de Murcia
Tráfico

La Fiscalía considera que los patinetes eléctricos deberían ser considerados "al menos" como ciclomotores

José Luis Díaz Manzanera tratará con las fuerzas de seguridad cuál es la razón por la que no se han derivado más asuntos de conducción bajo los efectos de las drogas a la vía penal

26.07.2020 | 13:03
La Fiscalía considera que los patinetes eléctricos deberían ser considerados "al menos" como ciclomotores

El Fiscal Superior de la Región de Murcia, José Luis Díaz Manzanera, ha considerado que los Vehículos de Movilidad Personal (VMP), también denominados patinetes eléctricos, "reúnen elementos para ser considerados, al menos, un ciclomotor, y que tendrían un peligro manifiesto para la seguridad vial".

En el acto de presentación de la Memoria de la Fiscalía del año 2020 (Ejercicio 2019), Díaz Manzanera ha explicado que el problema legal más importante a este respecto es dilucidar si estos patinetes se consideran "un ciclomotor o un vehículo a motor".

En este sentido, la Fiscalía ha obtenido dos sentencias condenatorias en Lorca, las cuales están recurridas en apelación y se resolverán este año. "Ya veremos lo que resuelve la Audiencia Provincial sobre este particular", ha avanzado.

En el ámbito de la siniestralidad vial en el que se han visto implicados como causantes del resultado dañoso estos patinetes, es de reseñar dos atestados instruidos por la Policial Local de Murcia y, en ambos casos, fue atropellado un peatón que transitaba por la acera.

CONDUCCIÓN BAJO LOS EFECTOS DE LAS DROGAS

Por otro lado, Díaz Manzanera ha anunciado que tratará con la Guardia Civil y, especialmente con las policías locales, cuál es la razón por la que no se han derivado más asuntos de conducción bajo los efectos de las drogas a la vía penal.

Díaz Manzanera señaló que la seguridad vial es la sección, en el ámbito de las diligencias urgentes, en la que se han iniciado un mayor número de procedimientos.

Un total de 51 personas han ingresado en prisión por esta circunstancia, se han elaborado 38 atestados menos que el año anterior por muerte en tráfico y se han registrado 45 fallecidos, frente a los 58 de 2018 y los 70 de 2017, lo que refleja una tendencia "claramente a la baja".

En cuanto a la conducción bajo la influencia de drogas, ha recordado que él anunció la instrucción 1/2018 de 2 de junio en la que se instaba a la Policía Nacional, Guardia Civil y policías locales a que se persiguiese por la vía penal los supuestos de conducción bajo la influencia de las drogas.

A este respecto, destaca que el Instituto Nacional de Toxicología ha elaborado una memoria que refleja que el 45,5% de las muertes en tráfico estaban relacionadas con la conducción bajo la influencia del alcohol o las drogas, y un alto porcentaje "se deriva de la conducción exclusivamente bajo el efecto de las drogas".

Tras la instrucción de la Fiscalía, se ha conseguido que la Guardia Civil remitiera por la vía penal 14 asuntos. "Lo llamativo es que se han reducido mucho las pruebas de detección de drogas en conductores, a diferencia de lo que pasó en 2018", ha indicado.

En cuanto al tipo de persecución, ha indicado que es un aspecto que tiene que tratar con la Guardia Civil y las policías locales, para que "se explique la razón por la que no se han derivado más asuntos a la vía penal", anuncia Díaz Manzanera.

El Fiscal ha señalado que 51 personas han cumplido durante el año 2019 penas de prisión o de responsabilidad personal subsidiaria por impago de pena de multa por delitos de conducción alcohólica y sin permiso, frente a los 39 en 2018.

Así, destaca la "notable disminución" del número de pruebas realizadas en controles de drogas, habiendo sido realizados en el pasado año 2019 un total 3.315 frente a los 5.415 del año 2018.

En lo que respecta al delito de abandono del lugar del accidente, en 2019 se instruyó una sola causa, seguida en el Juzgado de Instrucción 7 de Murcia y en la que ya ha sido presentado escrito de acusación por el Ministerio Fiscal.

Finalmente, ha llamado la atención sobre las dificultades en el protocolo para la práctica de análisis de sangre y orina en los controles de alcohol y drogas a conductores a elaborar entre Fiscalía y Consejería de Salud.

"Las dificultades van referidas a la negativa en algunos casos del personal sanitario a la práctica de la extracción sanguínea y/o a la conservación y custodia de la muestra obtenida para su posterior remisión al laboratorio", ha concluido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook