29 de junio de 2020
29.06.2020
La Opinión de Murcia
Nueva normalidad

Los bañistas se lanzan a las playas pero evitan el Mar Menor

Los primeros visitantes de la 'nueva normalidad' toman La Manga y otras poblaciones costeras para darse el primer baño de la temporada, una afluencia que fue mucho menor en el entorno de la laguna por su mal estado

28.06.2020 | 22:03

Tras meses de confinamiento y restricciones, el verano ha llegado. Lo ha hecho a la vez que se levantaban todas las limitaciones de movilidad entre comunidades autónomas y se abrían las fronteras para recibir en la Región de Murcia a todos aquellos turistas que quisieran disfrutar del sol después de tanto tiempo recluidos en el interior de sus domicilios y localidades.

Durante toda la semana, la costa murciana ha visto llegar a cientos de personas procedentes de diferentes zonas de España, así como visitantes de origen internacional. El grueso se estas visitas se ha concentrado en el primer fin de semana de 'normalidad', en el que los bañistas han abarrotado las playas de La Manga, San Javier y Mazarrón.

Sin embargo, y a pesar de las ganas de costa por parte de murcianos y turistas, han sido pocos los que se han desplazado hasta la playas bañadas por aguas del Mar Menor, alegando que el estado en el que se encuentra en estos momentos la laguna salada, no les genera «confianza».

De hecho, lejos de estar saturadas como sería habitual por estas fechas, las playas de San Pedro del Pinatar recibían apenas a algunos bañistas que se limitaban a tomar el sol pero sin darse un chapuzón, aunque frente a la orilla sí que había deportistas y viandantes transitando y algunos vecinos sentados en las terrazas frente al mar.

«El agua está muy turbia», sentenciaba María Muñoz desde su toalla sentada en la arena, añadiendo que «no invita al baño, da un poco de repelús». Algo que su hija, Rosa Navarro, ratificaba: «Hemos venido a pasar unos días toda la familia, somos de Cuenca, aunque digan que esto está regenerándose, para que vuelva a lo de antes aún queda mucho. Yo solo voy a tomar el sol».

Por su parte, Esther Hernández y su marido Luis Pascual, vecinos de San Pedro, salían de la playa «indignados» al no poder bañarse. «¿Tú ves esto normal?», preguntaba Hernández mientras señalaba la orilla de la playa, «está todo lleno de porquería», añadía. El matrimonio aseguraba que a pesar de «haber escrito cartas al alcalde para que limpie las playas, esto está repleto de algas y hasta zonas con grumos verdes». Pascual explica que cada vez que «veníamos a bañarnos hemos tenido que andar desde Los Arcos hasta el Club Náutico para encontrar un sitio donde el agua esté un poco decente, esto va por zonas, hay playas que están más limpias y otras que menos, pero, en general, es un desastre. Siendo de la zona, entre semana tenemos que coger el coche para irnos hasta Lo Pagan a refrescarnos en el agua. Nosotros ya hemos perdido la esperanza, si no lo han limpiado ya, no lo van a limpiar ahora».

Los auxiliares de emergencia del puesto de rescate aseguran que aunque poseen un certificado de que el agua es apta para el baño son muchos son visitantes que «no se atreven a meterse en el agua». «Nosotros vamos rotando de playa en nuestros turnos y esto no tiene nada que ver con el Mar Mayor, se nota mucho la diferencia de gente entre una playa y otra», aseguran ambos trabajadores.

En Los Urrutias, la estampa es todavía más insólita, ni un bañista en toda la playa, muy poco movimiento en el pueblo y muchos carteles de 'Se Vende' colgando de balcones y ventanas. Los vecinos no se extrañan de la poca afluencia de visitantes y la ausencia de veraneantes en las playas. «Ya no viene nadie, hay mucho fango y contaminación», indica Pedro Lledó, habitante de Los Urrutias, a lo que su mujer, Soledad Mendoza, apostilla: «da asco entrar».

La situación cambia radicalmente en la entrada a La Manga, con cientos de personas por las calles, tráfico y playas a reventar de murcianos y turistas que decidieron desplazarse hasta la costa a pasar el primer domingo de la 'nueva normalidad'.

«No suelo ir al Mar Menor», confiesa Juan Torres, mientras disfruta junto a su familia en la zona de Entremares. «Pero es una pena cómo está toda esa zona, sobre todo de cara al turismo; si el estado de las playas nos molesta a los murcianos, imagínate a los que vienen de fuera», asegura.

Playas a golpe de click

Para evitar sorpresas a la hora de acudir a la playa, la Comunidad ha desarrollado una aplicación móvil que permite a los visitantes de las playas de la Región, conocer el estado en el que se encuentran en tiempo real. En concreto, a través de la aplicación se podrán conocer datos como el color de la bandera, el estado del mar en ese momento y el aforo de la playas.

Para acceder a la información es necesario descargar la aplicación del 1-1-2, donde a partir de ahora aparecerá también el apartado 'Playas'.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook