El presidente del PP, Pablo Casado, mostró ayer todo su apoyo al alcalde de Murcia, José Ballesta, ante la crisis abierta en el Ayuntamiento de Murcia entre el PP y su socio de Gobierno, Cs, por la decisión del primer teniente de alcalde, Mario Gómez, de elaborar un plan estratégico contra el Covid con los grupos de la oposición PSOE y Podemos sin contar con los populares.

Casado se refirió directamente a Ballesta durante su intervención durante la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP, tal y como han confirmado fuentes populares a esta Redacción. En el encuentro de ayer estaba previsto que se analizara la situación provocada por la crisis del Covid, así como que se ratificara la coalición electoral entre PP y Cs para las elecciones vascas del 12 de julio.

Desde el PP regional informan de que aún no se ha fijado fecha para la reunión en la que se abordará la crisis generada en el Consistorio murciano, aunque todo apunta a que será a final de semana. En la formación naranja también tienen previsto analizar la evolución de los gobiernos de coalición con el PP en los ayuntamientos de la Región en un encuentro el próximo jueves, reunión en la que las fricciones de Murcia serán uno de los puntos del orden del día.

El dirigente de Ciudadanos y portavoz en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, ha quitado este lunes importancia a los roces en el Ayuntamiento de Murcia. «Se trata de un gobierno unido y tenemos la perspectiva de terminar la legislatura. Independientemente de las diferencias que puedan existir en el día a día», ha afirmado. Por su parte, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, José Antonio Serrano, no considera «una anomalía ni un hecho gravísimo» que los grupos municipales alcancen acuerdos.