02 de junio de 2020
02.06.2020
La Opinión de Murcia
Webinar Educación

Los docentes se preparan para una revolución sin precedentes

La OPINIÓN, junto a Innovaedum y Direcmur, organiza un encuentro virtual con docentes de colegios e institutos de la Región para conocer cómo afronta el sector educativo el final y el inicio de un curso escolar marcado por la pandemia

02.06.2020 | 04:00
Los docentes se preparan para una revolución sin precedentes

LA OPINIÓN reunió el pasado jueves a expertos, docentes en colegios e institutos públicos, orientadores y responsables de la Administración en el webinar: Consecuencias y repercusiones del COVID-19 en el final del curso escolar.

El encuentro virtual fue moderado por la periodista y maestra, Paqui Hernández-Ardieta, autora de La Pequeña Opi, y contó con la presencia de Sergio López Barrancos, director general de Evaluación Educativa y FP, Antonio Vicente Buendía, director del IES Sabina Mora de Roldán, Toni García, director del CEIP Joaquín Carrión Valverde de San Javier, Pascual Jesús Hernández, director del IES Arzobispo Lozano de Jumilla, Ángel María García, director del CEIP Virgen del Rosario de Murcia y secretario de Direcmur Primi López, directora del EOEP de Cehegín, Ramón Formoso, jefe de estudios del CEIP Giner de los Ríos de Yecla, María Antonia López, directora del IES de La Flota de Murcia y Carlos Marchena, director de la División Educativa del Grupo Anaya.


Regreso parcial a las aulas

En cuanto a la posición de la Comunidad de no recuperar la enseñanza presencial al inicio de la fase 2, el director general de Evaluación Educativa, Sergio López, aseguró que la prioridad ha sido garantizar las condiciones higiénico-sanitarias, «no podíamos asegurarlas y lo más honesto y sensato era no adelantarnos, no dar un paso en falso que pudiera repercutir negativamente sobre los alumnos y los docentes». Tras recordar que la enseñanza presencial se recuperará parcialmente el próximo 10 de junio y sólo para los alumnos de 2º de Bachillerato que están preparando la EBAU, López Barrancos señaló que para entonces «los centros estarán absolutamente preparados y acondicionados para la entrada de los alumnos, con medidas más exigentes que las que dicta la orden ministerial».

Sergio López entiende la EBAU como un punto de inflexión en la vida académica y personal de los alumnos, «sabemos lo que se están jugando y por eso, de manera siempre voluntaria, podrán disponer de un punto de contacto directo con el docente para terminar de aclarar dudas y llegar a la prueba en las mejores condiciones posibles». Además, se van habilitar los centros para la pruebas de acceso a FP y otras de acceso a otras enseñanzas de régimen especial.

Incertidumbres

Con respecto a las principales incógnitas que todavía quedan por despejar en cuanto a la evaluación final de curso y el inicio del siguiente, María Antonia López, directora del IES La Flota, señaló como lo más urgente la gestión de la incorporación de los alumnos que preparan la EBAU para después mencionar la adaptación a la nueva realidad educativa que tendrán que acometer todos al inicio del próximo curso. En su opinión, «quedan muchas incógnitas sobre la presencialidad del alumnado, su frecuencia, el número de alumnos por aula, los recursos informáticos, los planes de contingencia en el caso de que haya un nuevo rebrote o el cupo, que afectará a todo el profesorado».

Lo que más le preocupa a Pascual Jesús Hernández, director del IES Arzobispo Lozano de Jumilla es la incorporación y los posibles escenarios que se puedan dar, «desde que ocurra un milagro y todo vuelva a ser como antes, hasta el más probable, que nos obligue a una enseñanza mixta, la combinación de la presencia en clase con la enseñanza a distancia». Además, señaló que tanto la ampliación de espacios como el incremento de personal «es algo complicado para nosotros».

Otra de las preocupaciones de Hernández es la movilidad del acceso de los alumnos al centro y en el interior y pidió órdenes claras y concretas para controlar a los alumnos. También considera que existe mucha incertidumbre sobre los procesos administrativos que hay en marcha como el de elección de directores, o los relacionados con las becas, «están en el aire, y espero que poco a poco se publiquen instrucciones y normativas que los resuelvan».

Brecha digital

Las dimensiones y la lucha contra la brecha digital fue otras las cuestiones que se analizaron en el encuentro. El jefe de Estudios del CEIP Giner de los Ríos de Yecla, Ramón Formoso, explicó que con el sistema de educación a distancia se ha evidenciado más la brecha educativa, «porque ya teníamos una brecha sociocultural que ha derivado en una digital; estamos trabajando intensamente para reducirla, pero no creo que podamos solucionarla al 100%». Esta brecha se sustenta sobre tres problemas para este director: los dispositivos (no todas las familias los tienen), la conectividad (propone ofrecer una a gran escala) y la formación digital destinada a profesorado, alumnos, y familias.

Antonio Vicente Buendía, director del IES Sabina Mora de Roldán, destacó que tras un análisis en el período de confinamiento, «nos encontramos que entre el 15 y el 20% de los alumnos matriculados, más de 100, no tenían ninguna posibilidad de conectarse con sus profesores».

Como hiciera el director de Giner de los Ríos, Buendía incidió en tres ejes: la falta de dispositivos, ante lo que propuso subvenciones o préstamos laxos, la conectividad, «que es hoy una necesidad primaria para la que necesitamos una tarifa educativa», y en cuanto a la formación señaló que, «las plataformas que utilizamos son relativamente fáciles, el problema es su número, hay alumnos de Primaria y Secundaria que reciben contenidos educativos desde cuatro plataformas distintas y eso supone un sobresfuerzo». El director del Sabina Mora propone unificar estos canales. Sobre la vía telemática en alumnos con necesidades especiales, Buendía entiende que «a pesar de tener los recursos necesarios no pueden seguir este tipo de enseñanza y hay que trabajar en ello para evitar su aislamiento».

Familias y coordinación

En cualquier caso, el regreso a las aulas tendrá que contar con la colaboración de familias, profesorado y alumnado. Primi López es la directora del Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica de Cehegín y considera que la colaboración y la comunicación tienen que incorporar el factor social y humano al proceso de aprendizaje, «siempre ha sido un proceso de emisor-receptor, pero el contexto actual nos coloca un punto intermedio que es la familia, que actúa de mediador». Para esta orientadora, «sin coordinación, este proceso no va a funcionar».

Primi López explicó que en los centros existen varias herramientas para mejorar los canales de comunicación y coordinación como son los planes de dirección, que incluyen estrategias de comunicación interna y externa, pautas y orientaciones para el contacto con las familias en cuanto a metodologías, horarios, calendario de actividades, o seguimiento.

Sobre los estilos educativos, entiende que se abre un periodo de reflexión para los docentes, «necesitamos estilos de comunicación asertiva, democrática, con una escucha activa para conocer los problemas que tienen los alumnos y las familias: si han tenido algún caso de Covid en la familia, si los padres están teletrabajando€». La directora del EOEP trajo a colación un nuevo reto: evitar el absentismo telemático o virtual.

Conciliación familiar

Sobre la conciliación de los padres con hijos en Primaria, el director del CEIP Joaquín Carrión Valverde, de San Javier, Toni García, aclaró que «los centros intentan educar a los alumnos, que eso facilite la conciliación familiar es un añadido, pero no es la función principal de la escuela, no lo olvidemos». García considera importante que se articulen medidas políticas para facilitar esa conciliación, pero también «exigir a las empresas que contribuyan en ese sentido». De la misma opinión es el director de la División Educativa del Grupo Anaya, Carlos Marchena, pero añadió que será necesaria una respuesta integral, «con el diseño de planes que impliquen a otras consejerías».

Próximo curso

Uno de los grandes desafíos es el diseño de la organización escolar del próximo curso y para el secretario de Direcmur, Ángel María García, «la respuesta dependerá de la evolución de la pandemia y, si las cosas van como hasta ahora, seguramente nos encaminamos hacía una enseñanza mixta, en la que deberemos ser muy creativos y aprovechar los espacios exteriores». Citando a Madame Curie afirmó que no hay que temer a nada en la vida, sólo tratar de comprender; para García es importante que la vuelta venga de la mano de una reflexión: mucho de lo que está pasando ahora es porque se ha alterado la biodiversidad y los ecosistemas que hacen más frecuentes y duras las pandemias. Al margen de la importancia de la organización de los espacios, la tecnología o la conciliación familiar, «es importante que sepamos qué modelo de enseñanza queremos; aprovechemos esta oportunidad para que no todo siga igual». Cree que será clave aprovechar todo «el jugo» de la presencialidad con actividades multicompetenciales y propuso tres ejes: fomentar la responsabilidad de lo que hacemos (conductas en el confinamiento y en la desescalada), avivar el deseo de comprensión de lo que ocurre, y promover la autonomía y la versatilidad de los alumnos, «que no significa dejarlos sueltos; aquí es importante contactar con las familias para conocer cómo es el contexto privado en el que se va a desarrollar ahora buena parte de su aprendizaje».

Carlos Marchena aseguró que ahora no valen las improvisaciones, «tenemos que preparar planes de contingencia ante los diversos escenarios posibles». Sobre la brecha digital, señaló que se tenían identificados a muchos alumnos, pero han aparecido algunos nuevos, y considera que en realidad nos referimos a la «brecha curricular» por lo que se hace necesario pensar qué estrategias curriculares se pueden poner en marcha para superar las dificultades de esos alumnos. Con respecto a la enseñanza telemática incluyo un nuevo elemento: los contenidos digitales, «debemos prever que no todos los centros están a la misma altura en cuanto a la digitalización curricular».

Para Toni García, «habría que aprovechar la ocasión para diseñar un nuevo currículo, quitando cosas que no son importantes, como la raíz cuadrada y meter la economía financiera, por ejemplo».

Educación emocional

La factura emocional que pudiera pagarse en esta crisis también encontró su hueco. Desde los servicios de orientación y desde muchas asociaciones, se han dado muchas pautas para garantizar la estabilidad emocional. Una de las claves, según Primi López, estará en la respuesta emocional y en la organización estructural, «la escuela es un espacio para el aprendizaje activo, pero en casa, los más jóvenes están acostumbrados a otras cosas». Carlos Marchena alertó de la «fractura emocional» causada por la distancia de la enseñanza online».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook