28 de mayo de 2020
28.05.2020
La Opinión de Murcia
Mar Menor

Refuerzo en la limpieza de playas del Mar Menor ante el hartazgo vecinal

La Comunidad intensifica con 90 operarios la retirada de biomasa de las zonas de baños más afectadas

28.05.2020 | 04:00
Limpieza, ayer, con rastrillos y horcas para quitar la biomasa en la playa de Los Urrutias. iván j. urquízar

Un total de 90 operarios, repartidos en 18 brigadas, trabajarán durante las próximas dos semanas en la limpieza de ova verde y biomasa en las playas del Mar Menor después de que el Ayuntamiento de Cartagena tuviera que cerrar el pasado martes ocho zonas de baño en las localidades de Los Urrutias y Punta Brava ante la peligrosidad de acceder al agua. Tanto en San Javier como en Cartagena habrá seis brigadas de cinco personas cada una, y en Los Alcázares y en San Pedro del Pinatar serán tres brigadas de cinco personas. Cada brigada contará con orcas y rastrillos para eliminar los restos, dado que el trabajo se realiza de forma manual, y con un vehículo tipo 'dumper' para recoger y depositar en contenedor los residuos. «Si fuera necesario ampliar esta actuación, así lo haremos», señalan desde la dirección general del Mar Menor.

Las numerosas denuncias vecinales, sobre todo de las asociaciones de vecinos de las localidades de la cubeta sur del Mar Menor en los últimos días, han obligado a la Comunidad a reforzar el servicio de limpieza en las zonas que peor aspecto presentaban por la acumulación de biomasa. Desde la dirección del Mar Menor culpan a la Demarcación de Costas del Estado de «inacción» por no retirar las acumulaciones de materia orgánica en descomposición en el litoral del Mar Menor.


«La presencia de secos y fangos en la orilla favorece la proliferación de materia orgánica en descomposición, por eso activamos nuestras brigadas para paliar la situación y no descartamos pasarle la factura a quien es responsable de esto», señalan desde la dirección del Mar Menor. Demarcación de Costas tiene las competencia en la retirada de estos fangos y secos de las playas de la laguna pero alegó la pasada semana que estas actuaciones se realizaron en tiempo y forma, en febrero de este año.

El efecto de licuefacción

La asociación Marchamalo, que trabaja por el desarrollo sociocultural y medioambiental de los espacios litorales del Sureste, ha venido criticando a lo largo de todo este año las actuaciones que ha hecho la Demarcación de Costas para regenerar playas con arena proveniente de canteras ya que creen que cada vez que llueve esta arena acaba en el fondo de la laguna salada y acaba con la vegetación.

Su presidente, David Munuera, explicaba que «como no hay vegetación que retenga estas arenas, cuando sopla algo de viento, terminan en la orilla y se comportan casi como arenas movedizas por el efecto de licuefacción. A esto hay que sumar el proceso de eutrofización que sufre el Mar Menor».

Por su parte, la presidenta de la Asociación de vecinos de Los Urrutias, Elena Lledó, cree que «es el momento de que la administración local, la regional y la nacional trabajen de forma conjunta para solucionar el problema recogiendo las algas antes de que se pudran». Lledó ha recordado que el turismo es importantísimo para las personas que viven todo el año en esta localidad y adelanta que el próximo 9 de junio tienen previsto reunirse telemáticamente con Hugo Morán, secretario de estado Medio Ambiente, para tratar los problemas en las playas.

La vicealcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, recordó ayer que los secos y los fangos debían haber sido retirados durante el invierno por la administración central. Arroyo informó de que la semana que viene se incorporarán al trabajo otras 22 personas, procedentes de un convenio con el SEF y que el ayuntamiento está preparando la contratación por procedimiento de urgencia de más personal para reforzar la limpieza trabajando en colaboración con la dirección general del Mar Menor. Durante la jornada de ayer se comenzaron a instalar carteles solicitando precaución a los bañistas en esas zonas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook