18 de mayo de 2020
18.05.2020
La Opinión de Murcia
Impacto económico

El confinamiento hace surgir una demanda de casas con piscina en las afueras de Murcia

Familias que se planteaban comprar antes de la crisis se orientan hacia viviendas con espacio exterior

17.05.2020 | 20:18
Edificio de viviendas con piscina en las afueras de Murcia.

El confinamiento impuesto por el estado de alarma decretado el 14 marzo ha cambiado los planes de compra de las familias que estaban planteándose comprar casa antes de que la crisis sanitaria les obligara a recluirse para evitar el riesgo de contraer el coronavirus. También ha llevado a propietarios de pisos céntricos a pensar en cambiarlos por una vivienda en las afueras de las ciudades con terraza, jardín y piscina que ayuden a sobrellevar la convivencia familiar en caso de que un nuevo brote hiciera necesario repetir la experiencia. Y de forma inmediata, las incógnitas sobre la evolución de la desescalada iniciada hace un par de semanas y las limitaciones para viajar e incluso salir de vacaciones a las playas está generando una demanda de casas de alquiler con jardín y piscina en las afueras de Murcia para los meses de verano.

El presidente de la patronal de la construcción Frecom, José Hernández, explicaba que las visitas virtuales a las promociones de viviendas situadas en las pedanías cercanas a Murcia que él comercializa han pasado a representar el 50% de las búsquedas durante estos meses, cuando hasta marzo suponían solo el 25%, mientras que el resto correspondía a pisos.

Por otra parte, la crisis sanitaria está resucitando la antigua costumbre de las familias de la burguesía de Murcia de veranear en pedanías situadas en la falda del Valle y Carrascoy, como La Alberca o La Paloma. A medida que se fue perdiendo el hábito de pasar los meses más calurosos en las vivienda solariegas de la periferia de la ciudad, las propiedades fueron ocupadas de forma permanente.

Las dificultades para viajar y para planificar las vacaciones han hecho resurgir ahora la demanda de viviendas dotadas con jardín y piscina como alojamiento veraniego también en La Alcayna, Altorreal, La Ñora o Los Jerónimos.

Sin embargo, en este momento no se encuentran propietarios que alquilen viviendas para uno o dos meses, según explicaba Fuensanta Abad, socia y gerente de la inmobiliaria Abad, quien asegura que es posible encontrar casas en alquiler para todo el año, «aunque hay más demanda que oferta, pero no arrendamientos para el verano». Según indicó Fuensanta Abad, el arrendamiento de una propiedad con parcela propia y piscina en una población como La Alberca puede rondar entre los 1.000 y los 1.500 euros mensuales, pero con un contrato anual. La gerente de la agencia inmobiliaria se muestra convencida de que los precios para el periodo estival serían muy distintos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído