09 de mayo de 2020
09.05.2020
La Opinión de Murcia
Penitenciaría

Presos de Campos del Río protestan en el patio para que vuelvan los vis a vis

Decenas de internos organizan concentraciones para pedir que se deje en libertad a quienes están a punto de cumplir la pena y a quienes estén enfermos

09.05.2020 | 12:38
Facha del penal de Campos del Río.

Decenas de reclusos de la prisión de Campos del Río llevan cuatro días consecutivos organizando concentraciones pacíficas en el patio para pedir, entre otras cosas, que vuelvan los vis a vis, que quedaron suspendidos por el estado de alarma decretado por la pandemia de coronavirus, que ha costado la vida a más de un centenar de personas en la Región de Murcia.

Así, los internos de un penal en el que no hay ningún preso contagiado (sí media decena de funcionarios) indican que no entienden que no puedan ver a sus familiares y sí estén todo el día en contacto con los funcionarios.

Las concentraciones se están haciendo en el patio del módulo 8, informa el Colectivo Pronoia, que indica que el jueves fueron unos 80 presos y el viernes algunos menos, 52, ya que la hora de la concentración coincidió con la de reparto de medicamentos. En las protestas, explican, no se registró incidente alguno.

Exigen también que se deje en libertad a los reclusos que tengan una enfermedad grave y también a aquellos a los que les falte poco para cumplir la pena. También quieren que se haga el test del virus a funcionarios y presos, y que se les dé guantes y mascarillas.

Ante la muerte de un familiar, que se tenga la opción de ir al tanatorio o al cementerio a dar un adiós digno, solicitan.

Desde Instituciones Penitenciarias informan de que solo tienen conocimiento de que los reclusos se hayan concentrado en una ocasión, esta mañana, en una acción que transcurrió sin incidente alguno.

El secretario de Organización de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip), el murciano Fran Mauri, considera que «las visitas no se pueden realizar aún», principlamente porque «no tenemos medidas» para garantizar la seguridad.

Asimismo, estima que, cuando regresen las visitas, estas han de «regularse de manerara diferente, limitando el número de asistentes». «Y nada de vis a vis», hace hincapié.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook