05 de mayo de 2020
05.05.2020
La Opinión de Murcia
Operación

La Guardia Civil desmantela en Águilas un tentadero ilegal dedicado a peleas de gallos

Se ha investigado a ocho personas como presuntos autores de delito relativo a la protección de la fauna y animales domésticos

05.05.2020 | 12:14

En el interior del recinto se hallaron 15 jaulas y una treintena de animales

La Guardia Civil de la Región de Murcia, en colaboración con la Policía Local de Águilas, ha desarrollado en el municipio aguileño la operación 'Ring', que se ha saldado con la desarticulación de un tentadero clandestino de pelea de gallos. Durante la operación se ha investigado a ocho personas, a las que se les ha instruido diligencias como presuntas autoras de delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos (maltrato animal).

También se han formulado varias denuncias por vulnerar el confinamiento decretado en el estado de alarma, por la pandemia de coronavirus, y por tenencia ilícita de drogas, según informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado.

Gracias a la colaboración, la Policía Local de Águilas recibió un aviso en el que se informaba de una concentración de personas en un inmueble del municipio aguileño en el que se apreciaba cierto alboroto y revuelo.

Varias patrullas de la Guardia Civil y de la Policía Local de Águilas se coordinaron para trasladarse hasta el lugar indicado por el ciudadano, verificar los hechos y, en su caso, realizar la correspondiente inspección.

Una vez en el lugar, los agentes hallaron a ocho personas en el interior de un inmueble en planta baja, en el que se había habilitado un tentadero artesanal y donde supuestamente se estaban celebrando peleas de gallos.

En el interior del recinto se hallaron 15 jaulas y una treintena de animales, los cuales se encontraban en condiciones higiénico-sanitarias precarias.

Durante la inspección, los agentes comprobaron que varios de los gallos tenían signos de haberse peleado, además, dos de ellos presentaban heridas recientes en la cabeza con un grado de tumefacción y cicatrización variable.

Otro de los ejemplares presentaba mutilaciones en la cresta y en la babilla, entre otras heridas. Algunos especímenes tenían los espolones manipulados para hacerlos más afilados y punzantes. También se hallaron antisépticos y complejos vitamínicos usados para el tratamiento de heridas en las aves.

En el lugar, algunos de los asistentes tenían en su poder importantes cantidades de dinero, efectivo que se presume que podría ser utilizado para realizar apuestas.

Tentadero artesanal

Durante la inspección, los guardias civiles localizaron una lona rígida de plástico negro con el suelo lleno de arena, a modo de foso, de los empleados, supuestamente, para llevar a cabo los combates.

El tentadero, con forma circular, tenía tres metros de diámetro y 50 centímetros de altura y presentaba gran cantidad de restos de sangre en sus paredes interiores.

Los agentes solicitaron al propietario la preceptiva documentación que autoriza la tenencia de estos animales y, por carecer de ella, ha sido denunciado por infracciones recogidas en el Decreto 1/2014, de 17 de enero, por el que se establece la ordenación sanitaria y zootécnica de las explotaciones avícolas de la Región de Murcia.

Una vez obtenidos todos los indicios necesarios, efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Benemérita han investigado a ocho personas, a las que se les ha instruido diligencias como presuntas autoras de delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, por maltrato animal.

Además se les ha denunciado por infracción grave a la Ley de Protección de Seguridad Ciudadana, por vulnerar el confinamiento regulado en el RD 463/2020, en el que se instaura el estado de alarma por el COVID-19; y a alguno de ellos además por tenencia ilícita de drogas.

Maltrato animal

La Guardia Civil recuerda que el delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, conocido como maltrato animal, se encuentra recogido en el Código Penal, que lo define como el hecho de maltratar injustificadamente a los animales, mediante cualquier medio o procedimiento, causándoles lesiones que menoscaben gravemente su salud y está castigado con penas de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook