04 de mayo de 2020
04.05.2020
La Opinión de Murcia
Desescalada

Listas de espera en peluquerías y bares a medio gas en la reapertura del pequeño comercio

"Yo voy a ponerme una mampara facial en lugar de una mascarilla, es necesario que el cliente te vea sonreír", comenta una trabajadora

04.05.2020 | 12:23
Un cliente recogiendo un pedido en el Parlamento Andaluz, en Murcia.

"Yo voy a ponerme una mampara facial en lugar de una mascarilla, es necesario que el cliente te vea sonreír", dice Montse Navarro, de Momo Boutique, mientras apunta una cita en la agenda. Será su nueva mecánica: con el inicio de la fase 0, todos los comercios de menos de 400 metros cuadrados pueden abrir siempre que aseguren atención individualizada y distancia de seguridad entre clientes.

En los salones de belleza crece la lista de espera: "Normalmente podemos atender a 20 personas en un día, ahora...con suerte a la mitad", explica Encarna Arques, de Benthos. "Hay que empezar como se pueda e ir cogiendo ritmo", explica.

En plenos soportales, en la librería Ramón Jiménez, José Martínez dice que esto mata al pequeño comercio: "Ahora es el momento de apoyar al pequeño comercio. Si después de esto seguimos todos comprando en Amazon, nos hundimos".

Mientras, los bares se ponen a punto. "Estamos a la expectativa. Hasta que no podamos abrir las terrazas en la fase 1, muchos estamos evaluando daños y sacando lo que se pueda", dice Jon Munera, de El Parlamento Andaluz.

El peluquero Xuxo Mengual y su compañera Ana Vicente confiesan que "tocar el pelo" y cortarlo con tijeras no es fácil ni cómodo como han comprobado este lunes en el inicio de la fase cero de desescalada, en la que cuentan con una gran lista de espera, dos de cuyas clientas ya han pasado a primera hora por este local de la plaza de San Bartolomé.

La peluquería "Mim estilistas" comenzó la jornada desinfectando todo el local "a tope" y atendiendo a la clientela en la medida de lo que permite el protocolo aprobado por el ministerio de Sanidad para este tipo de negocios, es decir, con cita previa, lo que impide que pueda acudir allí una persona a que le atiendan directamente sin haberse puesto antes en contacto con ellos, lo que antes de la pandemia era lo habitual.

La clienta además solamente podrá ir ella sola a la peluquería, ya no podrá acudir acompañada de una amiga o familiar, y deberá llevar guantes y mascarilla, facilitando la peluquería una protección de bata desechable de un solo uso y en los tocadores dispondrá además de gel hidroalcoholico.

Los peluqueros también llevarán guantes y mascarilla, una bata desechable y unas pantallas protectoras de plástico y, según aseguró Xuxo, "de momento no vamos a subir los precios" aún cuando han tenido que hacer una inversión en medidas de protección para poder abrir su negocio y dado que son solamente dos trabajadores que podrán atender a dos clientes a la vez.

Sin embargo, no podrá haber una persona esperando sentada porque no existen los dos metros de distancia que permitan en este local esa posibilidad, pero la organización por tiempos que llevan a cabo permitirá atender a los clientes sin tener que esperar, comentó confiado en un trabajo que en principio no es fácil con tales medidas de protección inusuales en una labor que es casi artesana debido al empleo de las manos en constante contacto con el pelo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook