La titular del juzgado de Instrucción 9 de Murcia, por auto notificado este lunes, inadmite la querella interpuesta contra la residencia Caser de la pedanía de Santo Ángel y otros responsables de la entidad, así como contra la Consejería de Salud, la Dirección General y sus máximos responsables por delitos de prevaricación de los funcionarios públicos y otros comportamientos injustos y /o delito de omisión del deber de perseguir delitos.

Cabe recordar que el centro Caser de Santo Ángel es una de las cuatro residencias de la Región de Murcia que han registrado casos positivos por coronavirus en sus usuarios.

No obstante, continúa las diligencias, atendiendo a la denuncia inicial, por un delito de abandono de los servicios sanitarios (modalidad de la omisión del deber de socorro artículo 196 CP) contra tres facultativos (dos médicos y un enfermero), tal como solicita el Ministerio Fiscal una vez conocido el informe remitido por la Dirección General de Salud Pública.

Según la fundamentación de la resolución, no cabe acumular nuevos hechos y personas, que no guardan relación con la denuncia inicial, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (TSJMU) en un comunicado. La resolución no es firme.