El primer paseo del desconfinamiento de los niños dejó ayer muchas imágenes que generaron críticas por parte de cientos de usuarios que tachaban de irresponsables algunos de los comportamientos que reflejaban las instantáneas: pequeños acompañados por más de un adulto, familias que parecían estar a menos distancia de la marcada por el Gobierno... En Murcia, una de las fotografías que más llamó la atención retrataba la Gran Vía y dejaba ver un selfie que ha indignado a algunos y ha acabado en disculpa.

La imagen en cuestión, tomada por un fotógrafo de LA OPINIÓN, es la siguiente:

Autor: Israel Sánchez.

En ella se puede observar a varios niños y dos adultos tomándose un selfie con un sacerdote. La fotografía ha circulado en redes sociales y ha generado decenas de comentarios negativos. Hasta tal punto que el cura se ha pronunciado sobre la misma y ha reconocido que fue una imprudencia.

"Les encontré al cruzar la Gran Vía y (guardando la distancia) me dieron el pésame por la muerte de mi madre el viernes. Quisieron luego una foto con su "tío" Luis. Fue un instante. Sobró. Fue una imprudencia. Un saludo", ha escrito el religioso en Twitter respondiendo a una de las usuarias que criticaban el selfie.