La Federación de Asociaciones Africanas de Murcia (FAAM) alerta de que miles de trabajadores inmigrantes que no disponen de vehículo propio se están quedando sin poder ir a trabar al campo a pesar de la necesidad de mano de obra que existe en este momento debido a los impedimentos que el estado de alerta impone en los desplazamientos. Propone que las empresas pongan autocares y microbuses para que puedan trasladarse a las fincas.

La organización que agrupa a los colectivos procedentes del norte de África y del África Subsahariana asegura que un elevado número de trabajadores "está sufriendo una situación de precariedad, cuando existe una demanda de empleo muy alta fundamentalmente en el sector agrario".

La Federación critica que, a pesar de las medidas que ha aprobado el Gobierno central para facilitar a las empresas la posibilidad de encontrar trabajadores para la recolección de la fruta, "esta actuación no va acompañada de medidas reales y efectivas".

Recuerda que el problema radica sobre todo en las limitaciones que el estado de alarma impone en los desplazamientos, dado que solo puede viajar un reducido número de viajeros en las furgonetas utilizadas para trasladar a los jornaleros desde que se declaró la pandemia de coronovirus para evitar el riesgo de contagio.

"Solo se permite el desplazamiento de dos personas en turismo y tres en furgoneta, lo que hace que gran parte de la mano de obra disponible no pueda acudir al trabajo", indica la Federación.

Añade que "si esto no se resuelve, los propietarios de la explotaciones agrarias no podrán recoger la cosecha ya que los trabajadores no pueden acudir a las fincas, lo que dará lugar a un escenario de pérdida de cosechas para los agricultores y almacenistas, de precariedad y pobreza para la clase trabajadora, así como la falta de abastecimiento de fruta fresca y verduras en las tiendas y supermercados".

Como alterativa, la Federación de Asociaciones Africanas propone "buscar otras soluciones de transporte, como la utilización de autobuses y microbuses para mantener la distancia social".

También pide que "se les faciliten a las personas trabajadoras las herramientas de trabajo, tales como las tijeras para la recogida de cítricos, sin que no tengan que pagar por ellas. Requerimos una subida del salario, el cumplimiento del máximo de 40 horas semanales en cómputo anual y que sea reflejado en las nóminas".