Agentes de la Policía Nacional han procedido a la detención de cuatro personas, de nacionalidad española, con edades comprendidas entre los 19 y 43 años de edad, tras ser reconocidos en un dispositivo estático de control, como personas habitualmente activas en el mundo del narcotráfico. En uno de los vehículos en los que viajaban se hallaron sobre tres kilogramos de sustancia estupefaciente, que resultó ser hachís.

Hace unos días, en una de las salidas de la autovía que rodean la ciudad de Murcia capital, agentes de la Policía Nacional llevaron a cabo un dispositivo estático de control con objeto de velar por las medidas establecidas durante el estado de alarma y desarrollar funciones de prevención de la seguridad ciudadana.

Tras ser interceptados dos vehículos, efectivos pertenecientes al Grupo UDYCO, grupo de estupefacientes que actuaban reforzando la presencia policial en ese dispositivo, reconocieron a los ocupantes de dos vehículos, al ser personas habitualmente activas en el mundo del narcotráfico. Se procedió a la interceptación de ambos coches y a la plena identificación de todos los ocupantes. Posteriormente en el registro de los habitáculos se localizaron seis paquetes que contenían más de tres kilogramos de hachís. Inmediatamente se procedió a la detención de estas personas como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas.

Estas detenciones han implicado el desarrollo de una investigación por parte de la Policía Nacional. Se han llevado a cabo varios registros domiciliarios, en los cuales además se han incautado pequeñas cantidades de hachís, sobre un kilogramo de marihuana, también plantas de marihuana, gran cantidad de trasformadores y material para el cultivo Indoor de marihuana. También han sido incautadas una defensa extensible, una pistola simulada y un arma Taser.

Los cuatro detenidos ya han sido puestos a disposición de los Juzgados de Instrucción competentes para ser juzgados por delito de tráfico de drogas.

En la actualidad y en las circunstancias excepcionales que actualmente sufre la población, con la limitación de movimiento poblacional y las dificultades de acceso a sustancias estupefacientes, son los propios grupos delictivos los que llegan a realizar el transporte de este tipo de sustancias a los domicilios de los consumidores.