No es que duden de la dirección del centro, sino que los familiares de los internos de la residencia Caser de Santo Ángel ni siquiera se creen los datos facilitados por el consejero de Salud, Manuel Villegas.

Según la Comunidad, este jueves por la mañana hay 63 personas mayores que han dado positivo en coronavirus de la Región de Murcia, once personas más en 24 horas. Además, 25 de sus profesionales también han sido infectados. "La información que da el consejero hay que ponerla en cuarentena", asegura el hijo de Francisca López, una mujer que reside en el centro de Santo Ángel. "Anoche me informaron de que no tenía el Covid-19, nos quedamos muy tranquilos. Sin embargo, esta mañana nos han dicho que sí que lo tiene".

Fuentes sanitarias distintas a las de San Esteban confirman que el número de infectados solo en la residencia Caser alcanza la sesentena. El principal foco de contagio parece estar en la segunda planta, donde viven 45 ancianos y casi todo han contraído el Covid-19. Hasta la dirección ha sido puesta en cuarentena tras dar positivo. Los números oficiales no parecen cuadrar con la realidad.

Ante el caos que se vive en la residencia Caser, la administración regional ha informado de que las instalaciones de Santo Ángel han sido medicalizadas y que todos los profesionales que allí trabajan son personal del Servicio Murciano de Salud (SMS). A este respecto, fuentes cercanas a los internos mantienen que ayer solo había seis personas para atender a los 240 residentes.

Ante las quejas de los familiares por la falta de transparencia, el consejero Villegas ha reconocido que la situación es "delicada" y ha dicho que desconoce "cómo se está informando".

"Nos están engañando como chinos", asegura el hijo de una mujer que lleva ocho años viviendo en Caser, que lamenta la gestión que se está haciendo de esta crisis sanitaria: "Se ha hecho mal desde el principio. Tenemos que obtener información de la prensa o de canales no convencionales". En este sentido, denuncia que cuando comenzó el estado de alarma, el director dio instrucciones a los empleados para que no se pusieran las mascarillas para "no alarmar a los residentes".

Por su parte, el consejero de Salud, Manuel Villegas, ha confirmado que la situación en este centro, con capacidad para 250 personas, es "delicada" y que hay más de 20 positivos entre los residentes, por lo que han tenido que "medicalizar" las instalaciones con personal del SMS.