23 de marzo de 2020
23.03.2020
La Opinión de Murcia
Salud

El Cagigal se prepara como zona de aislamiento junto al Morales Meseguer

El Ayuntamiento pone a disposición de la Consejería de Salud todos los pabellones deportivos

23.03.2020 | 13:50
Visita del alcalde al pabellón Cagigal de Murcia

El pabellón Cagigal de Murcia podría convertirse en los próximos días en una zona de aislamiento para pacientes con coronavirus debido a su situación estratégica, cercana al Hospital Morales Meseguer de Murcia.

Ante la situación de alerta sanitaria el Ayuntamiento de Murcia ha puesto a disposición de las autoridades sanitarias sus pabellones e instalaciones municipales para establecer nuevas zonas de atención y aislamiento en caso de que el avance de la pandemia haga necesario habilitar espacios extraordinarios.
 
El alcalde de Murcia, José Ballesta, de forma coordinada con el consejero de Salud, Manuel Villegas, ha informado de esta nueva medida para combatir la pandemia, "poniendo todos los medios humanos y materiales del Ayuntamiento de Murcia al servicio de la salud de todos los murcianos".
 
"En estos momentos estamos en disposición de establecer una zona de aislamiento general en el pabellón El Cagigal, muy próxima al hospital Morales Meseguer", informa el alcalde, quien no descarta "habilitar también zonas de vigilancia intensiva en el Palacio de los Deportes y del Pabellón Príncipe de Asturias".
 
Asimismo, las zonas de aparcamiento municipales, como las que existen en el entorno del Hospital Virgen de la Arrixaca, se pondrán a disposición de las autoridades sanitarias en el caso de que fuera necesario.
 
En concreto, el Cagigal ya ha sido higienizado, limpiado en profundidad y desinfectado, se ha asegurado el suministro de luz, agua y servicios básicos, y dispone de 50 camas para el alojamiento inmediato de cualquier grupo que establezca las autoridades sanitarias, siguiendo siempre el criterio que marquen los profesionales de la Consejería de Salud.
 
El Ayuntamiento estudió habilitar este espacio como alojamiento de emergencia para las personas sin hogar, aunque finalmente se decidió su traslado a albergues, en colaboración con la Consejería de Familia y Jesús Abandonado.
 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook