20 de marzo de 2020
20.03.2020
Coronavirus

Los trabajadores de una residencia de Murcia se aíslan con sus internos

32 empleados, entre los que hay médicos, enfermeros, fisioterapeutas y trabajadores sociales, se instalan en los apartamentos vacíos del centro, en el barrio de San Basilio, para estar en todo momento con los residentes

20.03.2020 | 04:00
Trabajadores de la residencia posan para LA OPINIÓN en la puerta.
Los trabajadores de una residencia de Murcia se aíslan con sus internos

Trabajadores de una residencia privada de Murcia decidían hace una semana aislarse voluntariamente junto a sus internos y pasar juntos el confinamiento provocado por la pandemia de coronavirus que golpea la Región, el país y el resto del mundo.

Patricia Simón, directora del Residencial Vip Suites, ubicado en la barriada de San Basilio, indicó que entre los profesionales confinados hay auxiliares, médicos, enfermeros, fisioterapeutas, cocineros, administrativos y trabajadores sociales, además de ella misma, al frente de la gran familia que forman personal e internos.

En concreto, apuntó que son 32 los trabajadores que decidieron estar «viviendo aquí». Para ello, «hemos habilitado distintas zonas para dormir y vivir, y tenemos todo tipo de servicios» en apartamentos disponibles, manifestó la directora en una conversación telefónica con LA OPINIÓN.

Simón detalló que la mayoría de los empleados que han optado por quedarse, y que ayer cumplieron ya una semana de confinamiento, son personas que no tienen hijos a su cargo, aunque hay casos, como el suyo propio (es madre de tres vástagos), de profesionales que, pese a tener familia, anteponen su obligación y su vocación como sanitarios en una situación sin precedentes.

En cuanto a los residentes, son noventa personas, no todas de avanzada edad. «Tenemos también a gente joven con discapacidad», comentó Patricia Simón. Los internos más 'senior' llegan a los noventa años de edad.

Afortunadamente, tanto personal como internos se encuentran «todos perfectamente», celebra la directora. Para que esto siga así, en la residencia privada, que pertenece a la Fundación Arais, se fumiga «todos los días, por dentro y por fuera», subrayó la directora. Así, limpian las zonas comunes y suministran para todos «guantes y mascarillas», comentó.

Con estas medidas higiénicas por bandera, residentes y los profesionales que cuidan de ellos («con turnos de trabajo, aunque al final siempre estamos todos») permanecen «por supuesto» aislados, sin visitas de de familiares y allegados. Intensifican, eso sí, las videollamadas.

Unidad contra el «bajoncillo»

En cuanto al estado de ánimo, Simón incidió en que se encuentran «bien», aunque admitió que «hay momentos de bajoncillo». «Pero nos conocemos todos, nos reímos, nos juntamos para comer», manifestó. En la tarde de ayer, por ejemplo, tocaba karaoke y celebrar San José con una tarta.

El consejero de Salud de la Región, Manuel Villegas, explicó en su comparecencia de ayer, preguntado por las residencias de mayores, que en los centros de la provincia no hay ningún caso de coronavirus localizado. Villegas reiteró que, para prevenir, lo más importante es «el lavado de manos» y «el distanciamiento» entre las personas.

Volviendo a los centros de mayores, «si aparecieran casos aplicaremos el protocolo, con aislamiento e incluso traslado para evitar contacto con el profesional que lo atienda y el resto de personas en la residencia», hizo hincapié el titular de Salud.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook